• Julio se fue, pero amenaza con regresar

  •   César Artemio González Navarro, nada que esperar

Por Norma Galarza 
Economista, periodista empírica ganadora de dos premios estatales, alegre y dicharachera. Sígueme en twitter, publico como @normagala

Lo que mal empieza…- La gestión de Julio César Chávez Padilla empezó mal. Protagonizando sendos shows mediáticos en un burdo intento por emular a su maestro Ricardo Monreal, el ex comentarista de noticias simuló empatía con los trabajadores del departamento de limpia de Guadalupe, y salió a las calles a recoger basura, como su primera acción en el poder. No le funcionó, esa actitud populachera solo lo marcó como un funcionario incapaz y dado al berrinche. En los albores del día de ayer, causó sorpresa el anuncio de que pidió licencia para separase del cargo por tiempo indefinido. ¿El argumento? Motivos de salud, secuelas de un accidente que el joven político tuvo en 2011. Verdad o mentira, ojalá que los motivos de salud que alegó el ex priista solo sean un pretexto para demostrar que le queda una pizca de dignidad y reconocer lo que a voces se notaba: que le quedó grande el puesto.

Se fue, pero amenaza con regresar I.- Pero más allá del fracaso de Julio César, la salida fast track del puesto, pega a la marca Monreal, especialmente a David quien apoyado por Ricardo a capricho impuso en la candidatura a un neo político inexperto acostumbrado a recibir órdenes pero sin pizca de liderazgo. Por supuesto que si el motivo real son los problemas de salud, se le desea pronta recuperación. Pero si no, su salida por la puerta de atrás a pocos meses de tomar las riendas municipales, le pasará factura a la ilusión de poder creada alrededor de la marca que ostentan los hermanos oriundos de Puebla del Palmar, en Fresnillo. Y es que, Julio ha sido solo el vehículo de la pretensión de ejercer el poder detrás del poder por parte de David Monreal, quien no contaba con que el que mucho abarca, poco aprieta. A Chávez Padilla lo infló la mercadotecnia monrealista como mejor opción de entre los que aspiraban a la candidatura por la alcaldía.

Se fue, pero amenaza con regresar II.- Pero su capacidad fue siempre un espejismo tal como como el poderío del que presumen los líderes del clan actualmente en Zacatecas. Todos saben que Chávez Padilla llegó al puesto arrastrado por la marea roja del Movimiento de Regeneración Nacional. Desde el inicio, ha sido un elemento condenado al fracaso porque no carga nada en el portafolio de la eficacia, solo el adorno de responder favorablemente y sin chistar a los intereses de sus fabricantes: los Monreal. Dicen que posiblemente regrese en febrero, por lo pronto hay suplente…

¿Competirán Chávez Padilla y González Navarro por la medalla a la ineficacia?.- Pues ya ayer mismo se tomó protesta al personaje que tomará el lugar de Chávez Padilla. Se llama César Artemio González Navarro y apenas empieza su prueba de fuego. Sin embargo, no eche campanas al vuelo, no dude que al paso de los días terminemos extrañando a Julio César. Y es que al que llega a la alcaldía de Guadalupe lo distingue para variar la inexperiencia. Su curriculum lo coloca con trayectoria indudable, pero como reportero de noticias deportivas, además de acomodar carros de la Fenaza, entre otras chambitas similares. Mal augurio. Esto puede ser el antecedente de que la ausencia de Chávez Padilla será un tránsito escabroso para los guadalupenses que no han visto lo duro sino lo tupido desde que la coalición que les prometió que “Juntos harían historia” tomó las riendas del Ayuntamiento. En fin, por lo pronto demos el beneficio de la duda al nuevo mandamás de la Presidencia municipal.