• Ante la impunidad imperante, también en la UAZ hace aire

Por  Norma Galarza

Regreso de un fin de semana relajante de un lugar  alejado del bullicio y de la falsa sociedad ¿y qué me encuentro? la sorpresa de que el “sacado de la manga” como por arte de magia de la ocurrencia, impuesto ecológico, sigue entrampado y peor aún que Alejandro Tello, el contador que nos gobierna, se volvió la burla de El Deforma.

Aunque en un principio coincido con el Gobernador con la proposición de que las empresas mineras retribuyan a Zacatecas al menos un poco de lo que se han llevado, siento un poco de lástima de que Tello Cristerna, se haya quedado solo y peor aún su antecesor y principal causante del berenjenal (desastre pues) en el que se encuentra metido el mandatario, sigue sin manifestar solidaridad con su “amigo”

No cabe duda que en la relación Tello- Alonso, la lealtad es unilateral. Mientras el ex gobernador -quien muy a gusto sigue mamando del erario desde la FONATUR-, sigue mostrando que el sí tenía una relación cercana con Enrique Peña Nieto –por algo lo premió- Tello luce solo en su lucha por garantizar que a su amigo no lo toque ni el delicado pétalo de una rosa y en lugar de eso, opta por confrontarse con Presidencia de la República.

Y es que, mientras el Gobernador se aferra en ponerse la máscara del Santo contra el mundo, Alonso no ha salido ni siquiera a respaldar el controvertido impuesto ecológico. Sin duda la lealtad ciega de quien nos gobierna lo ubica en un callejón sin salida del que difícilmente podrá recuperarse, a pesar que todos sabemos que el génesis del problema financiero de Zacatecas y por el que se les ocurrió cobrar impuestos sobre impuestos son el dúo dinámico conocido como corrupción e impunidad.

Hoy, la evidencia prematura de que el quinquenio ya se fue a la basura, la dan medios nacionales que atacan sin pudor al mandatario “diferente”. ¿Cómo levantarse de la desaprobación que surgió de su actuación sumisa ante los corruptos del sexenio pasado? Él lo sabe, y si acaso hubiese algo de responsabilidad en ese cuerpecito de Contador y se castigara a al menos uno de los tantos responsables del actual desfalco, el mandatario sentaría el precedente que necesita nuestra sociedad para reivindicarse. Pero no lo hará porque sería para él un disparo en las extremidades.

Ante la impunidad imperante, también en la UAZ hace aire

Insisto, mientras la corrupción siga floreciendo y rindiendo frutos en el fértil terreno de la impunidad, seguirá reproduciéndose como vulgar moho entre la humedad. Y es que de este problema “cultural” como dice Peña Nieto también azota a nuestra Máxima Casa de Estudios.

Y es que el orgullo de los que egresamos de la UAZ, se vuelve añicos cuando nos enteramos que nuestra Alma Máter, ha sido degradada a botín de familias que se han encargado de convertirla en su caja chica y en su fuente exclusiva de empleos, además de que se ha convertido en fuente de riqueza para particulares que “ya le hallaron” al negocio de delinquir desde la institucionalidad y cuyos níveos cuellos, no corresponde a la suciedad que portan en las manos.

Mientras el problema que emana desde arriba y se reproduce sistemáticamente hasta abajo no sea tratado con responsabilidad, los problemas seguirán incrementando. La solución siempre ha sido muy simple, no necesitamos más leyes, ni más dependencias que vigilen, necesitamos voluntad para que esas leyes sean aplicadas. Espero alguno de nosotros vivamos lo suficiente para verlo.