Por Heraclio Castillo Velázquez

Esta semana el gobernador Alejandro Tello Cristerna rindió su primer informe de gobierno y retomó una actividad que tenía prácticamente siete años sin llevarse a cabo: la presentación de resultados ante la Legislatura local para escuchar los posicionamientos de los grupos parlamentarios. Bien por este ejercicio, aunque la crítica (cuando es constructiva y objetiva) de nada sirve si no conduce a acciones específicas para lograr un cambio positivo.

Más allá de los actos protocolarios o la parafernalia que siempre ha caracterizado a los informes de todo gobernante en turno, en este espacio me limitaré a ciertas observaciones al documento del primer informe de gobierno, especialmente a grandes vacíos que nulifican los logros ya alcanzados por la comunidad LGBT+ en sexenios anteriores.

A lo largo de las más de 400 páginas de las que consta el documento, únicamente se hace referencia a la diversidad en la línea estratégica 2.5.1 “Fortalecer la infraestructura y los mecanismos de actuación y colaboración de las funciones de seguridad pública”.

Casi al final del apartado, en la página 211, se menciona que las corporaciones “recibimos capacitación por parte (de) CONAPRED (con) el Curso para instructores DEL ABC de la igualdad y la no discriminación, así como los cursos Diversidad sexual, Tolerancia y Diversidad de creencias y Medidas para la Igualdad en el marco de la ley federal para prevenir y eliminar la discriminación”.

Punto a favor si se considera que anteriormente, tiro por viaje, las corporaciones de seguridad detenían a parejas del mismo sexo que “se atrevían” a mostrar su afecto en público.

Otra línea estratégica es la 2.4.4 “Promover la cultura de la prevención y detección oportuna de enfermedades”, en cuya página 185 menciona que “en el Día Internacional contra la Homofobia, la Transfobia y Bifobia [evento mejor conocido como “Marcha del Orgullo LGBTTTI”] trabajamos en conjunto con organizaciones de la Sociedad Civil en evento conmemorativo en el centro Histórico de la Zacatecas, capital, para instalar módulo de información para prevenir el VIH e ITS, en poblaciones con mayor comportamiento de riesgo”.

Aquí hay que reconocer el gran trabajo que ha encabezado el doctor Ezequiel Reyes Durán como responsable del Programa VIH/SIDA de la Secretaría de Salud de Zacatecas (SSZ) desde administraciones anteriores, pues él y su equipo de colaboradores siempre han estado en capacitación permanente para brindar atención específica a grupos de riesgo como la comunidad LGBT+

Sin embargo, son los únicos puntos donde se alude a la comunidad LGBT+ y se ignoran otras acciones que se llevaron a la práctica. Por ejemplo, en ningún apartado se menciona la realización del 12 Festival Cultural de la Diversidad Sexual, incluido en el Presupuesto de Egresos del estado cada año desde la segunda edición del festival, aunque a partir del cuarto registró un incremento sustancial en su presupuesto que tampoco quedó plasmado en este primer informe de Alejandro Tello. Vamos, ni siquiera se incluyen los anexos sobre el ejercicio de recursos para transparentar la aplicación del presupuesto.

Otro ejemplo es que en meses pasados se instaló la Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas de la Comunidad LGBTTTI, en el que participan diferentes dependencias de gobierno y organizaciones de la sociedad civil, también con un presupuesto etiquetado para su funcionamiento que no se transparenta en este primer informe de gobierno ni merece una mención en alguna de las páginas del documento.

Tampoco se hace referencia al número de trámites para cambio de documentos como el acta de nacimiento por reasignación de sexo, a pesar de que ya hay varios trámites de este tipo que se han realizado justamente a partir de esta administración estatal desde la Dirección de Registro Civil (hablaré de este tema en mi próxima columna).

También hace poco más de un mes se presentó en la Legislatura local una iniciativa para incluir los llamados matrimonios igualitarios en el Código Familiar del Estado de Zacatecas, iniciativa presentada por la diputada local perredista María Elena Ortega Cortés y que la Lic. Gilda Fabiola Torres, secretaria General de Gobierno, ha dado respaldo ante el grupo parlamentario del PRI para lograr su aprobación. Vaya desde este espacio un reconocimiento para ambas por apoyar a la comunidad LGBT+ para que esta iniciativa llegue a buen puerto.

No obstante, ha sido difícil entender la postura del gobernador Alejandro Tello y su esposa la doctora Cristina Rodríguez sobre el tema. El pasado 10 de septiembre del 2016 el medio digital Pórtico Online publicó una entrevista realizada al actual mandatario estatal a unos días de haber tomado posesión del cargo y donde ofrece una respuesta políticamente correcta, aunque ambigua. Aquí la cita textual:

“Siempre dije que sería y seré respetuoso de la Ley. Más que estar a favor o en contra soy respetuoso de lo que el Poder Legislativo conlleve o decida; no lo promuevo, quizá no lo vivo, no lo comparto pero tampoco lo veto. Si a final de cuentas se legisla algo, como gobernador estoy obligado a cumplir la ley”.

Casi un año más tarde, el pasado 3 de agosto el reportero Alan Ponce, de Meganoticias, entrevistó al Ejecutivo estatal y a la presidenta honorífica del SEDIF sobre el mismo tema y deja ver un ligero cambio (que tampoco se aprecia en el primer informe de gobierno):

“Cada uno de ustedes y de los ciudadanos puede tener una postura en base a su educación, principios, moral. Yo como ejecutivo tengo que hacer eso, ejecutar la ley y estaré atento, pendiente, no dictó línea; a final de cuentas la fracción del Verde, Nueva Alianza y del PRI está en la libertad de legislar lo que ellos consideren que es lo mejor para Zacatecas y yo seré respetuoso de ello”.

Por su parte, la doctora Cristina Rodríguez expresó, según el mismo medio: “Yo puedo tener una postura personal pero más allá de la postura personal creo que debe estar una postura de respeto absoluto a lo que finalmente se decida. Yo creo que los tiempos van cambiando, las personas, los pueblos, las leyes se van modificando como parte de este proceso y creo que intentar contravenir las decisiones populares, que finalmente se ven reflejadas dentro de una cámara no sería ni positivo, ni sería un tema incluyente”.

Sin embargo, esta inclusión no se vio reflejada en el documento del primer informe de gobierno de Alejandro Tello Cristerna, a diferencia de administraciones anteriores donde se expusieron logros sustanciales para la comunidad LGBT+ de Zacatecas. Es el primer año de gobierno, concedamos el beneficio de la duda, pero no por mucho tiempo…