“No quiero regalarle a la gente un trabajo visual de tragedias, la vida ya nos regala demasiadas como para encima pintarlas”

Susana Salinas Martínez

Por Norma Galarza/La Cueva del Lobo

Me encontré con Susana Salinas en el lugar acordado: su oficina en la Casa Municipal de Cultura, donde se desarrolla como Promotora Cultural. Me recibió como siempre,  con una sonrisa y la sencillez que la caracteriza.

Susana Salinas, es una de las pintoras jóvenes, que ha sabido ganarse un lugar entre los pintores más importantes de la entidad. Y aunque para ella, ser artista, es como cualquier otro oficio, hace notar que la diferencia radica en que se puede desarrollar a través del arte un mundo visual para compartir con otros. Y el proceso de compartir es fundamental para el artista, “un cuadro necesita ser visto”, que no se embale, es parte de la misión del pintor, que otros ojos  puedan apreciar su arte, que otras personas puedan sentir a través de sus  pinceladas, una cascada de emociones.

Y hablando de emociones, para Susana Salinas el proceso creativo en la pintura no puede estar supeditado a las emociones en su totalidad, porque para el artista es “complicársela más, entrar en esa idea de que me arrebato en una emoción y solamente hasta que tenga esa emoción podré terminar el cuadro o  necesito estar bajo depresión o estar muy eufórico para poder pintar, no es posible”. Para la artista zacatecana, “pintar, también implica mucha seriedad y mentalidad fría”, es también estar calculando como debe ser la composición, ver la técnica, no solo el hecho de sentirla, es importarte pensarla.

Susana es una artista que se empecina con la perfección de la técnica en cada pieza, porque dice, quiere entregarle al espectador un trabajo que se perciba que le costó esfuerzo, que se sienta que en el lienzo van retazos del alma del que creó el cuadro, y sin duda eso proyectan sus pinturas en las más de 40 exposiciones colectivas y más de una decena de muestras individuales, en todo el país y en algunas partes del mundo. Muestras trascendentales pero una de las más recientes, la más satisfactoria: La que tituló Ánidá expuesta en el museo Goitia, de diciembre 2014 a marzo 2015, donde Salinas Martínez nos deleitó con 38 piezas, que le llevaron todo un año en realizar, pero la sede de la muestra cumplió uno de sus sueños como artista; exponer en uno de los museos más emblemáticos de Zacatecas.

cultura-susana-salinas-1

Para Susana Salinas la pintura ha sido algo a lo que siempre ha estado adherida, es algo que la ha acompañado desde la infancia, no es el centro de su existencia porque como seres humanos es imposible centrarnos en una sola actividad, pero ha sido una parte fundamental de su día a día. Para los que apreciamos el arte de Susana,  sus cuadros son regalos visuales. Ella nos regala un mundo fantástico, bellamente distorsionado, que nos trasporta a las galaxias distantes que solo habitan en mente.

 Ese universo imaginario, dónde sin duda habita un niña que juega haciendo experimentos genéticos en una mezcla zoológica donde un cuerpo humano puede estar coronado por la cabeza (¿Y pensamientos?) de un animal,  cualquier cuadrúpedo que parece mirarnos inexpresivamente, como escondiendo sus verdaderas intenciones.

A la interrogante sobre algunos artistas que la han influenciado,  de la boca de la Susana Salinas, rodaron nombres como Rafael, de los clásicos, Mónica Cook y el zacatecano Juan Carlos Villegas de quien aprecia mucho el cuidado que le pone a su trabajo. Porque (insiste) con esas referencias puede uno ver “una relación en lo que busca proyectar,  que va desde la limpieza en el trabajo, el detalle, que se vea un esfuerzo en la pieza” señala.

Autor Susan Salinas

Ese continúo juego en los cuadros de Susana Salinas, esa mezcla exacta de colores, son los que finalmente nos hacen prendarnos de lo que ella crea, sus imágenes mueven en los que conocemos su trabajo, fibras íntimas, recuerdos felices. En las pinturas de Susana Salinas no hay tragedias (o muy pocas) porque como la misma artista lo señala “No quiero regalarle a la gente un trabajo visual de tragedias, la vida ya nos regala demasiadas como para encima pintarlas”

Ante la pregunta expresa de que significaba para ella trascender, observó que no le preocupa y todavía no lo sabe pero que para ella ha sido muy importante el hecho de que las personas reconozcan sus cuadros “una vez un amigo me dijo: -pasé y vi unos dibujos y pensé, son de Susana Salinas, luego me acerqué y sí eran tuyos-, el que alguien cercano reconozca tu trabajo es algo especial, pero trascender eso tal vez pasa con el tiempo, ahorita no podría decirte”.