Por: Alberto Campos Díaz/Fushe

 

El estado más priista está a días de ya no ser. En la elección presidencial del 2012, Zacatecas fue el estado (proporcionalmente) que más votos dio al Presidente Enrique Peña Nieto, en aquel entonces se hablaba de un proyecto donde no cabía la división, protagonismo y mucho menos los proyectos personales.

El PRI, Verde y Nueva Alianza se sumaron a un trabajo muy importante y se llevaron candidatos de unidad con un solo interés: ganar. Pudimos ver a varios candidatos que eran importantes para el gobernador en turno, portando las casacas del Verde y Nueva Alianza, siendo que eran más priistas que el PRI.

El triunfo de Peña Nieto, logró lo que no había sido posible por años, llevar a cabo las Reformas Estructurales y había un cordial manejo de la Cámara de la Unión, sin embargo, había equilibrio y consenso, al estado de Zacatecas le permitió tener recursos extraordinarios en varios rublos y la relación que se construyó entre el gobierno y el partido, era fuerte, solida, tenia control y poder.

La sorpresiva ruptura de la coalición en Zacatecas por parte del priismo hace que hoy en día varios candidatos no estén posicionados, mas del 50% de municipios están en riesgo de perderse, el voto de diluirse y algo importante, la votación para el candidato presidencial no será el mismo, por lo menos del priismo.

¿Por qué? Lo he venido diciendo ya de tiempo atrás, la falta de atención a muchos militantes, la imposición de candidatos que no tienen trayectoria ni partido, el hacer a un lado a otros que han trabajado bien, la estructura ya no tan sólida, la ruptura de sectores y organizaciones, la falta de conducción y liderazgos pone en riesgo la elección priista.

Los candidatos federales han padecido esa decisión, una decisión visceral tiene hoy hundido en un problema a esta elección. Será verdad o no, pero los 300,mil votos que deberán entregar al candidato Meade no parecen alcanzables, caso contrario con el Partido Verde y Nueva Alianza que con esta ruptura han crecido exponencialmente y tiene hoy posibilidad de ganar, en el caso del Verde, por lo menos 12 municipios, es decir crecería 300 por ciento en comparación a la última elección comandada por el hoy candidato en Guadalupe, Víctor Armas, quien de paso, no a levantado lo esperado.

La decisión de la ruptura, lo único que ha hecho es abrir posibilidades al partido Verde comandado por su lideresa estatal Susana Rodríguez y dar amplias posibilidades de  ganar en Jerez  a Felipe Salazar y Julia Olguín, quien daría  la sorpresa en el Distrito X,  el trabajo de Julia ayuda en mucho a Tepetongo y Monte Escobedo.

La carta mas fuerte en el estado, o como le han dicho la joya de la corona, sin duda, es la Capital y en el caso de Cuauhtémoc Calderón, y la fórmula con Chava Llamas y el doctor Heladio Verver, han venido creciendo de manera muy importante y hoy están por delante del candidato de MORENA, de esta forma la Capital seria nuevamente gobernada por un joven preparado, conocedor de los temas torales de la capital y quien sería el alcalde de Zacatecas.

Quien tomó la decisión de romper la coalición en lo local, ha de estar pensando en varios escenarios, no había necesidad de hacerlo cuando el interés superior es la Presidencia de la República, pero,  si la soberbia en la vida es pecado, en la política es la muerte, esa decisión ha costado mucho y costará más de seguir así las tendencias.

La falta de atención y política es notoria, un líder disciplinado y secretario de un sector, no puede ir de regidor a un municipio, debería estar en un espacio como el Congreso, ¿o cómo se le exige un resultado de estado con una posición de tercer nivel en un Ayuntamiento? Por lo mismo la CROC se sumó con Calderón quien ha sabido tejer fino y a quien se le reconoce la forma de hacer política.

Aun ganando Meade, los resultados no dejarían bien parado al estado, hasta hoy la relación con la federación no ha sido la mejor, pero como dicen, amor con amor se paga, sino, veamos a quien dio más votos y entregó al estado más priista donde anda. Claro, aquel siempre tuvo claro para qué es la política y el poder, a otros no les interesa.

Así las cosas, nos leemos en la próxima.