Por: Alberto Campos Díaz/Fushe

No es fácil tomar una decisión como la de pasar de derecha a izquierda o de azul a rojo, o de amarillo a verde. La congruencia personal requiere de mucha verticalidad y de mucho valor, lo comento porque recientemente vemos personajes de la política sumándose a proyectos diferentes.

La pregunta obligada es ¿Por qué? yo encuentro algunas respuestas y las comparto:

No hay liderazgos: Que fácil es citar a personajes de la vida política durante el siglo XX, Plutarco Elías Calles, Manuel Vasconcelos,  Gómez Morín, Lázaro Cárdenas, Ávila Camacho,  Díaz Ordaz,  el mismo Salinas de Gortari,  Manuel Cloutier, Luis Donaldo Colosio, Luis Álvarez, Gilberto Rincón Gallardo, Jesús Reyes Heroles, Gutiérrez Barrios, Jesús Silva Herzog y muchos otros. Todos los anteriores provocaron en México un gran movimiento político algunos buenos,  algunos no tan buenos pero ejercían el liderazgo y el poder.

Ya no hay ideología profunda, ya no se hace política, no existe el programa, estrategia, proyecto, candidato. Hay conveniencia, pragmatismo y los arreglos.

Sin embargo,  creo firmemente que los partidos han sido superados por el ciudadano, hoy existen buenos candidatos pese a su partido, hay candidatos que ayudan más al partido que el partido a su candidato. Un ejemplo claro es el candidato próximo a la gubernatura de Jalisco Manuel Alfaro quien irá solo sin el partido, en un ejercicio natural donde está sumando liderazgos y sociedad de diferentes corrientes o partidos en torno a su liderazgo y su programa y proyecto.

En Zacatecas, mi estado querido. Los partidos políticos están dejando de largo a ciudadanos extraordinarios para asumir responsabilidades de poder y como los ciudadanos (muchos) han optado por generarse sus condiciones lejos de los partidos. Desde mi opinión el voto diferenciando se dará mas y como nunca antes en esta próxima elección, en razón a los candidatos, no al partido, observaremos como un ciudadano votará de manera diferenciada por el candidato y olvidará el partido.

¿Cómo entenderlo? la sociedad está madurando cada día más, se quiera o no, el ciudadano habla y se expresa,  piensa y actúa,  no sólo es un “borrego” o pelele que hace lo que le dicen en la elección, preparémonos para tener un presidente de la república con un congreso dividido, un alcalde con un cabildo dividido, un congreso local partido (más que el actual) y un senado de la república de igual manera partido al igual que el congreso federal.

¿Qué se espera?  sinceramente espero que se haga política, la política para muchos es un arte que desaparece cuando pasa una elección, para otros es el arte de dirimir una diferencia en una buena charla en una buena mesa, ojalá  tengamos a un presidente que no polarice y que pueda generar tranquilidad y paz, porque México en el contexto internacional juega como un país estable y con liderazgo en América, hay que ver cómo está el sur.

¿Zacatecas? Iniciará la carrera para la sucesión, al término del 2018 iniciará sin duda el proceso local, y algo fundamental, con la elección presidencial define cómo estará los próximos 3 años, hay temas sustanciales como el impuesto ecológico y las remesas para la autopista Zacatecas-Aguascalientes y la presa de milpillas, sin contar el sacar las vías del ferrocarril de la zona urbana, proyectos millonarios.

Urgen liderazgos e ideólogos de gran calado, hoy vemos muchos queriendo ganar una posición en la política, pero no saben para qué, o por qué, ya olvidemos lo demás. Es una moda ser político, es el trabajo ideal, lo perciben como el lugar dónde no haces nada y pagan mucho, los mismos políticos se han denostado tanto, que pareciera que todo político es sinónimo de tonterías con una gran carga de selfies mostrando lo que es su obligación hacer, trabajar.

Hay excelentes políticos, servidores públicos, funcionarios lástima que casi todos están en diferentes corrientes, a veces dentro del mismo partido y en otros, en otro partido, finalmente haré una propuesta o reflexión extraviada: porque no hacemos de un gobierno lo que pasa en una selección nacional, traer a los mejores aunque jueguen en su vida diaria con equipos diferentes, al final de lo que se trata es de México, es de Zacatecas.

Concluiré diciendo que de manera personal, lo que propuso Manlio Fabio Beltrones tiene mucho sentido, un gobierno de coalición para gobernar es una solución viable para sacar a México de dónde está, en su libro cuestionó ¿Para qué  se quiere el poder? ¿Por qué se quiere gobernar? ¿Cómo lo harán? ¿Con quiénes? ¿Cuándo y cómo?. Gobernar es una responsabilidad total, se tiene facultades y obligaciones, no es un tema personal. Hay que saber de instituciones y de leyes, sino, cómo se le entra a la política y poder. La historia siempre nos tiene un lugar preparado.

 

Así las cosas, nos leemos en la próxima.