Por: Alberto Campos Díaz/Fushe

He reflexionado últimamente del porqué en la política actual, la finalidad es tener un trabajo y no la pasión por servir a su pueblo, ser útil a la sociedad tomando en cuenta su responsabilidad histórica, en la sociedad local, regional y nacional, pero también el ámbito internacional.
Vemos que los políticos están buscando espacios de poder, y la pregunta es ¿Por qué? la respuesta la encuentro en los vacíos precisamente que hay dentro del poder mismo, la falta de planificación, de visión, de compromiso y si me permiten… de pasión por servir.
Los vacíos del poder surgen en la mayoría de los casos por la ausencia del poder mismo, del liderazgo, del conocimiento de las políticas públicas, del rumbo a donde se quiere colocar un estado o país o municipio. La clase política es la representación del gobernante y debería de haber transversalidad, conducción, trato, forma, fondo y si no es mucho pedir, respeto.
La elección del 2018 es un reto único, si, único para esta administración estatal. No habrá una segunda oportunidad de conducir una elección presidencial y desde luego de los espacios máximos del poder, se elegirán Senadores, Diputados Federales y Locales, alcaldes y sus cabildos, no es un tema sencillo, no es asunto pequeño. De ello dependerá el trienio estatal ante la Federación.
El programa, el proyecto, la forma, el candidato serán sustanciales para dar conducción al actual proceso, para ello se requerirán de las mejores mujeres y los mejores hombres, experiencia, cabildeo, liderazgo, conocimiento, firmeza, claridad, verticalidad, atención, debate, argumento, razonamiento, entre muchos otros. Es de vital importancia que se atienda, que se reúna y se que tome en cuenta a la clase política para llegar a buen puerto, creo que no hay de otra.
Zacatecas es para muchos un estado que no representa mayor impacto, pero en la elección 2018 todo contará, el 1.22 o el .99 por ciento, es necesario que la unidad se de en torno al proyecto nacional, y créame, habrá quién reclame por qué no se dieron los resultados. Pero, parece que hoy importa más el tener chamba que seguir al líder, y es que también parece que ni le respetan, ni lo acompañan, ni saben bien dónde les toca jugar.
Si no hay proyecto, no hay plan, si no hay argumentos y razones, no hay debate, sino hay liderazgo existen divisiones, sino hay atenciones existen rompimientos, sino hay estructura no se gana. Morena estuvo a punto de ganar en Zacatecas la gubernatura, ¿Saben por qué no se ganó? Porque no había estructura, no había la suficiente estructura electoral, había una algarabía, una corriente muy fuerte por David Monreal, pero se descuidó lo importante y se atendió lo urgente, descuidaron casillas, las casillas, seccionales, distritales etcétera, por eso no se ganó.
Pues con todo y ello, hoy se pelean los municipios y diputaciones, los espacios propios de poder, pero la gran pregunta es ¿Quién esta definiéndolos? ¿Quién está enviando la línea? La línea famosa, es necesaria, claro que lo es, es una decisión del más alto poder para operar poder y política. Ante los vacíos que existen, surge un problema mayúsculo y realmente serio: no se han reunido ni sectores, ni organizaciones, ni movimientos, y no se ha convocado a ex presidentes, diputados, senadores  y clase política de poder. Desde mi punto de vista falta un liderazgo de “conducción” que permita y genere interlocución hacia el interior pero también, y de suma importancia, al exterior  con sus aliados. Están generando malas decisiones y a su vez muchos agravios, no es conveniente ni útil.
Ya no hay tiempo, las llamadas se debieron hacer tiempo atrás, las decisiones debieron ser tomadas con anterioridad, todo aquello que no se hizo hoy tiene al priismo en crisis siendo que es el partido en el poder, liderazgos importantes estarán contendiendo en otras fuerzas políticas y lo malo, no es que se lleven miles de votos, lo malo es, que se van porque ni una llamada, ni un aviso les dieron, incluso hay quienes se enteraron por los medios de comunicación digital o escrito que lo que se les prometió no se cumpliría, hágame el favor, que falta de tacto o experiencia.
Hay por lo menos 9 funcionarios de alto nivel, que estarán trabajando y ocupando espacios en otras fuerzas políticas, algunos del equipo más cercano, otros se entienden, pero las señales no son buenas.
Les dejo unas frases para recordar:
“Aprendamos del pasado”. “El PRI nunca pierde, solo cuando se divide”. “La forma es fondo”. “Primero el programa y el proyecto, después el candidato”.
Vale la pena, si pueden, visiten el discurso de Don Jesús Reyes Heroles, con motivo de la constitución del Movimiento Nacional de Juventud en Mayo de 1973.
Cito solo algunos párrafos de este extraordinario discurso nombrado “Que triunfe la fuerza de la política sobre la política de la fuerza”. Vigente aún en nuestros días, ojalá que lo estudien aquellos que se dicen priistas, los que no, también como un ejercicio de aprendizaje.
La fuerza de la política, que aconseja respetar el derecho a la resistencia ante el acto injusto, pero también aconseja oponerse a la agresión al orden jurídico. La fuerza política, que exige limitarse o auto limitarse ante el derecho para algún día poder llegar a la justicia. La fuerza de la política, que es correr el riesgo de la legalidad, sabedores de que por ser el mejor camino para quienes piensan en forma opuesta a nosotros, es el mejor camino para quienes piensan como nosotros.
La fuerza de la política, que implica conciencia de que en ciertos momentos “la palabra es acto” y, por tanto, no se debe con la palabra ni provocar ni inhibirse de su empleo por temor.
La fuerza de la política, que para alcanzar plenitud necesita, a veces, la violencia para con las cosas y no puede emplear nunca la violencia para con los hombres.
Si sólo con la política se pude cambiar, transformar, hacer y deshacer, confiemos en la fuerza de la política. Si logramos que triunfe la fuerza de la política sobre la política de la fuerza, habremos conseguido una victoria para México.
Así las cosas, nos leemos en la próxima.