Por: Fushe

Al parecer la reunión de Enrique Peña Nieto y los gobernadores en Ixtapa, fue para evaluar el inicio de la pre-campaña de José Antonio Meade Kuribreña. Las voces hicieron reflexión en el sentido de que el mensaje o discurso, así como la empatía del candidato no era contundente y por el contrario se veía forzado, sin claridad sin simpatía y muy desangelado, incluso  con un cierto desalineo personal, eso sí, con conocimiento de temas nacionales e internacionales, pero eso en las masas no contagia ni vende.

Sin embargo, ante el discurso el cual raya en lo técnico o especializado, están las alzas de precios en productos y consumibles simplemente la gasolina, gas y canasta básica son temas que le arrebatan al candidato su mensaje y se opaca por el cuestionamiento de estas realidades.

Se recuerda lo que pasaba con Carlos Salinas de Gortari y el candidato fallido Manuel Camacho Solís (ahora Miguel Ángel Osorio Chong) donde sale de la contienda para ceder el espacio al recordado Luis Donaldo Colosio, y se recuerda la fuerza que le daba Salinas de Gortari a Camacho Solís y le reconocía todas sus cualidades, haciéndolo  ver más fuerte que el mismo candidato oficial.

Ahora, solo falta ver como Peña Nieto se deshizo en elogios para Miguel Ángel Osorio Chong en la conferencia donde lo despidió, básicamente con fanfarrias y halagos, que fueron recíprocos ante el Presidente Peña Nieto, quedo evidencia de que no solo fueron compañeros o colaboradores, no, se dieron la oportunidad de anunciarse  como dos grandes amigos, cómplices, inseparables, unipersonales, bueno,  como dijo la canción de Timbiriche “Tu y Yo somos uno mismo uoo,uoo,uoo”.

Se repite la historia, un candidato natural es bajado ante la conveniencia del momento ya que el aparato político se agotó como en aquel entonces y se abre en esta ocasión la oportunidad a un ciudadano ante la falta de credibilidad del partido en el poder, Osorio Chong se veía como el candidato natural como lo fue Camacho Solís, ahora, esperemos que no se repita la tragedia.

Por lo pronto, Osorio y el compadre Miranda aseguraron sus lugares (futuro) en las cámaras de Senadores y Diputados federal y con ello habran de sellar o sepultar los temas que muy probablemente se le reclamen a la administración del ejecutivo federal actual.

Adiós mama Carlota, adiós, adiós, adiós…