Por Norma Galarza
Esta semana se lleva a cabo la encuesta dónde se definirá quien será el personaje que representará la alianza PRD-PAN. La posibilidad de acuerdo a dichos al interior del perredismo estatal está entre Rafael Flores y Miguel Torres o José Narro, ya que Pedro de León para empezar ni militante perredista es, y su volubilidad política no tiene contentos a varios de los integrantes del partido del sol azteca.
MIGUEL TORRES.- Al profe Miguel Torres Rosales, lo respalda el desempeño impecable que ha tenido al encabezar puestos públicos. Torres Rosales, a quien pocos vislumbraban como uno de los posibles candidatos se ha sabido posicionar poco a poco en el gusto de los votantes, después de que ha dado lecciones a sus colegas políticos de cómo encabezar una alcaldía, sin escándalos de corrupción y finanzas sanas, además de ser un ejemplo en gestión de recursos.
VILLANUEVA EL MUNICIPIO CON MÁS OBRA PÚBLICA.- Miguel Torres, tiene la ventaja de que es profeta en su tierra, ya que durante sus dos periodos como Alcalde de la tierra de Antonio Aguilar ha demostrado que sabe trabajar a favor de la gente. Hoy Villanueva puede presumir que es un municipio dónde los caminos que conducen a las comunidades más importantes ya cuentan con pavimentación, y que un porcentaje muy importante de estas obras ha sido realizado durante la gestión de Torres Rosales.
PRD, EL RETO.- Sin duda de los aspirantes a gobernar el Estado por este partido Torres Rosales, es por los hechos el que estaría en mejor posición de representar a un partido que si “no para las antenas” será relegado a la tercera posición en las preferencias electorales, porque MORENA viene empujando fuerte. El 2016, sería la oportunidad del perredismo de reivindicarse luego de los errores que le costaron la gubernatura del Estado en el 2010. La experiencia puede servirle a los perredistas zacatecanos que se han perdido en el limbo político al permitir que personajes dañinos y autoritarios laceraran la reputación del otrora partido dominante en Zacatecas. Aquí el reto es que la dirigencia estatal no ceda a intereses priistas los cuales se han arraigado en las vísceras del partido amarillo. Al tiempo.