• La inseguridad, golpe en la cara al gobierno de Saúl en Fresnillo.

  • Julio César Chávez ¿recompone el camino?

Por Norma Galarza Flores

Rescate costoso.- Como un desacierto fue tomado en redes sociales y en algunos medios de comunicación el anuncio del arribo de Carlos Peña Badillo al gabinete estatal. Y es que, pese a que a la población se le quiere endilgar el mote de amnésica, al parecer el repudio contra todo lo que tenga esencia alonsista sigue pesando en el ambiente político local. Si bien es cierto que el puesto al frente del Instituto Zacatecano para la Educación de los Adultos (IZEA) es más bien de bajo perfil, opinólogos de café se empeñan en señalar que la decisión del Gobernador de rescatar a personajes que a base de malos manejos administrativos han cimentado su carrera política, le resta puntos en su credibilidad. Y es que, a muchos no llega a cuadrarles el hecho que mientras Tello se empeña en mandar el mensaje de que su gobierno  es un referente de honestidad y transparencia, siga rodéandose de personajes con serias observaciones por desvío de recursos por parte de la Auditoría Superior del Estado. Quizá el rescate del ex secretario privado de MAR, le resulte más costoso políticamente de lo que el gobernador tenía contemplado. En fin, al tiempo

La inseguridad, golpe en la cara al gobierno de Saúl en Fresnillo.– Si bien es cierto que a Saúl Monreal se le ve incansable trabajando de lunes a domingo y aunque los fresnillenses saben que el Benjamín de los Monreal, esta empeñado en ello, hay un tema que le sigue brincando: el de la inseguridad.  Y es que,  la criminalidad enraizada en ese municipio  le juega como némesis a sus intentos de atraer los reflectores hacia su trabajo como Presidente en aras de colocarse en la mira como favorito para la candidatura a gobernador del Estado en 2021. En ese tenor, en esta semana el hampa   hizo de las suyas y le recordó al menor de los Monreal que ese es el rubro al que se debe abocar y buscar una estrategia en conjunto con autoridades federales. Recordemos que el municipio de Fresnillo es un foco rojo a nivel nacional y para Saúl llegar al ayuntamiento pudo significar sacarse la rifa del tigre. Los fresnillenses  que votaron por el proyecto de AMLO, esperan que la estrategia contra el crimen de la presente administración local  y entrante administración federal, sea punta de  lanza para aminorar el clima de violencia en el que viven. Por lo pronto a Saúl le tocará sacar la cara contra la incrustada  inseguridad en el municipio que encabeza, tara, que por cierto muchos le atribuyen a David, su hermano, de quien dicen la dejó crecer y prosperar  durante su trienio.  En fin, el termómetro electoral dentro de 3 años será el que dé el veredicto final.

Julio César Chávez ¿recompone el camino?.- Pese a que Julio César Chávez marcó el inicio de su gestión con el berrinche y el escándalo, parece que ya le cayó el veinte y se decidió a retomar el buen camino. Chávez Padilla a dos meses de inaugurada su administración ha protagonizado shows mediáticos rascuaches que van desde  representar el papel histriónico de recolector de los desechos de los guadalupenses hasta casi limosnero. Por fortuna para los que el 1 de julio le entregaron su voto, parece que el inmaduro alcalde ya se dio cuenta que lo único que han provocado sus arranques melodramáticos es el desgaste de su figura como Presidente Municipal. Es plausible que el joven ex priista haya entendido a tiempo que lo que a Guadalupe le urge, es que la encabece un personaje comprometido y serio que esté dispuesto a empeñarse trabajando. Por eso fue tomado con beneplácito el anuncio de que Chávez Padilla dejará la faramalla para aplicar en obras de infraestructura los 116.7 millones de pesos que se lograron gestionar. Ojalá que los guadalupenses sepulten con rapidez el arranque improvisado, llorón y lamentable de Julio, porque finalmente en sus manos estará evaluar el trabajo del candidato que les aseguró  junto con el Peje que era “la esperanza de México”. Por lo pronto, es loable la intención de Chávez Padilla de enderezar el barco en lugar de desgastar el trienio en lamentaciones. ¿No cree?