Por Dante Godoy

Habitantes de Rincón Guadalupano, hicieron patente su descontento al señalar omisiones estructurales en la construcción de por lo menos 270 viviendas. El principal problema es que acusan al Infonavit de entregar casas de “mazapán”, dado que en un par de años se han hundido y desgajado.

Aunado a ello, los vecinos comentaron que las autoridades municipales están coludidas con Infonavit para permitir que se entreguen así las casas.

Posteriormente dijeron que las vendieron con un sobreprecio fuera de toda proporción. “No valen lo que pagamos por ellas. Se construyeron en una zona de hundimiento y estamos en peligro de perder nuestro patrimonio que tanto nos costó”.

Señalan que el problema llega a un caso extremo, pues no se sienten seguros y todos los días viven con el temor de un inminente derrumbe o hundimiento.

Hicieron responsables a las autoridades de Gobierno del Estado, del ayuntamiento de Guadalupe y a la Cámara Nacional de la Industria de Desarrollo y Promoción de Vivienda (Canadevi), ya que son quienes participaron en la construcción de dichas casas.

Lanzaron un llamado para que se les atendiera a la brevedad, “pues ya pagamos o seguimos pagando nuestras casas y no hay garantías”, se comunicó de manera genérica.