Por Roberto Sandoval

Al día de hoy son muchas las suposiciones, racismo y polémica en cuanto a la caravana migrante centroamericana.

Cierto es que México se encuentra en una de sus peores crisis, pero también es cierto que el nuevo gobierno trae un buen proyecto para comenzar a levantar al país en el corto plazo. Es el miedo y el hartazgo de mucha gente de aceptar migrantes en sus pueblos, pero por qué, si “donde comen dos, comen tres” (como se dice en nuestra tierra).

Además,  al ver a cientos de mujeres, jóvenes y familias completas en la caravana, exhibe que hay muchos mexicanos que vierten opiniones con tinte racista, pues alegan que los centroamericanos son puros delincuentes, que vendrán robarlos y a quitarles el trabajo. Cierto es que México tiene mucho desempleo, pero también tiene demasiada gente que no quiere trabajar.

El racismo en la historia siempre traerá consecuencias, en la vida no podemos ir por ahí tan tranquilos dándole la espalda a hermanos sin ningún efecto, darle la espalda a alguien que quiere un trabajo o  que necesita un poco de alimento solo nos humaniza. ¿Por qué no ir buscando soluciones para ayudar a esas personas a esos hermanos? en entrevistas ellos han dicho que si tienen algún tipo de facilidades, empleo y donde asentarse, están dispuestos a quedarse. Algunos estados del sur han sido hospitalarios y han gastado ya algunos millones ayudando, pero si el pueblo le deja todo al gobierno en esta tan crítica situación no podrán quedarse, serian muy pocos

¿Qué lograríamos con eso?, pues que la caravana llegue a la frontera norte, donde se anidan los peores delincuentes, secuestradores y asesinos, ahí en la frontera de la muerte, donde la gente muere ahogada, asesinada por personas racistas o muerta de sed en el desierto. No olvidemos que hay niños y esos niños pasarán hambres, fríos y  vivirán peligro latente las 24 horas del día. Ya todos sabemos que el racista, genocida fiel representante de la historia asesina de los Estados Unidos de norteamérica; Donald Trump, trae al ejército de su país reforzando la frontera. Es seguro que se hará de la vista gorda para que sus compatriotas racistas y asesinos se instalen en la frontera para exterminar todo aquel que intente o logre cruzar.

Ahora la pregunta del millón: ¿Que trasfondo hay en esto?, ¿Intereses políticos de Trump?, ¿Intereses del casi extinto PRI? aún no lo sabemos a ciencia cierta, ¿Por qué se está guiando la caravana por las rutas más peligrosas?, ¿Quién los está guiando? parece que se pretende una desestabilización justo en esta coyuntura de transición, causar una crisis, psicosis, lo peor de estos posibles macabros planes es que estrían usando como carne de cañón a cientos de niños y personas inocentes.

Así que por humanidad, sin importar que hay detrás de esto, tenemos que ayudar, evitar que esa gente llegue a la frontera, hay muchas formas, mostremos hermandad, demos empleo, no importa si es a una o dos personas, donemos o prestemos en comodato un pequeño terreno que tengamos sin usar, ellos sabrán hacer un pequeño techo de cartón mientras van saliendo adelante y recibiendo apoyos de sus hermanos y el gobierno, “PODEMOS HACERLO” ¡somos millones de mexicanos!

*Roberto Sandoval, Doctor Honoris Causa en Humanidades, por el Consejo Universitario de las Naciones Unidas.