(En la foto de portada:  Der. Irineo Rodríguez Raudales líder del Sindicato de Trabajadores Independientes de YUSA, izq. Alejandro Rivera Nieto, líder del SITEZ)
  • Atraviesa Zacatecas dura racha contra trabajadores

 Por Sigfrido Benavides, Servicios Especiales

Artículo especial

Irineo Rodríguez Raudales, abogado y líder del Sindicato de Trabajadores Independientes de Yusa, afirmó que Zacatecas genera a cuentagotas nuevos empleos, pero lo hace a partir de que las empresas extranjeras que se establecen en la entidad paguen reducidos salarios a sus trabajadores, los exponen al padecimiento de diversas enfermedades, incluida la posibilidad de adquirir  cáncer, y les escatiman el pago de utilidades bajo la tutoría de las autoridades locales.

“Zacatecas ha pasado de manera veloz de ser una entidad con escaso desarrollo industrial, dependiente de los recursos anuales que le envía la Federación a otra que forma parte de la nueva China en que se encuentra convertido México, en materia de mano de obra mal pagada y también desprotegida”.

Al referir que México está entre los primeros cinco sitios del mundo que se encuentran entre los peor pagados, Rodríguez Raudales expresa que, bajo esas condiciones de desprotección laboral, sin duda que habrán de llegar nuevas empresas que traerán consigo el sello de desprecio por la mano de obra obrera zacatecana.

De fines de  junio del presente año al momento, acusa el líder sindical, han ocurrido cerca de 110 despidos en Yusa Zacatecas, sobre todo entre quienes demandan mejores condiciones laborales en los aspectos físico, higiénico y ambiental.

Irineo Rodríguez Raudales informó que el nuevo sindicato independiente fundado por él mismo se encuentra legalmente conformado mientras que sus instrumentos jurídicos están radicados en la Junta Local de Conciliación y Arbitraje (JLCA) en espera de la toma de nota para asumir decisiones laborales dentro de la empresa.

Explicó que durante su primera semana tuvieron lugar al menos 650 nuevas afiliaciones, entre un conjunto de mil 800 trabajadores de la empresa; “lo que significa que las cosas no están bien al interior”.

“Las cosas no están bien porque cuando los directivos se dan cuenta del poderío que puede tener el sindicato comienzan los hostigamientos y despidos”.

Uno de los despedidos a raíz de dar a conocer las condiciones en que labora la mayoría de obreros de Yusa es el propio Rodríguez Raudales, quien indica que entre la parte patronal de la maquiladora y su personal no tuvo lugar, ni siquiera desde el punto de vista legal, la correspondiente indemnización por derecho, sino solamente una liquidación de dos mil, tres mil o cuatro mil pesos, como ocurrió con la mayor parte de los cesados.

El líder sindical expresa que las autoridades de la Secretaría del Trabajo en Zacatecas están informadas del asunto; “van (pero) se encierran a discutir con los directivos. Nunca lo hacen de frente a los trabajadores; luego levantan encuestas entre los incondicionales, es decir, entre quienes tienen apenas de dos a cuatro meses de trabajar ahí para que expresen que no hay ningún problema”.

Por supuesto que, entre los inconformes, no faltaron aquellos que hicieran saber que las condiciones de trabajo son deplorables.

“De inmediato entró en acción recursos humanos Yusa para dar a conocer que tales o cuales trabajadores (inconformes) habrían dicho que las condiciones laborales eran inhóspitas y con eso quedaban marcados como posibles candidatos al despido”.

De hecho, una de las respuestas de Trabajo y Previsión Social de Zacatecas era tomar represalias entre los obreros: “Si no te gustan las condiciones, la puerta está abierta”, les indicaban en corto.

De manera contradictoria, el propio secretario de Economía en la entidad, Carlos Bárcena Pous señaló en principio que esa transnacional operaba sin complicaciones pero luego se desdijo él mismo y precisó que, en efecto, tendría de “56 a 59 irregularidades, por lo que se le darían alrededor de 30 días para resolverlas, con el fin de no levantarles una multa”.

Pero en esa fábrica les resulta más económico pagar la multa que arreglar los problemas, destacó Rodríguez Raudales.

Las autoridades oficiales aducen que el movimiento encauzado por ese sindicato independiente perjudica y/o es contrario a la economía de Zacatecas, “del que muchos saldrían afectados”.

Encima, las autoridades, explicó Rodríguez Raudales, afirman tener “pactos” con las empresas, pero al momento, los trabajadores no sabemos exactamente a qué se refieren con ese tipo de “pactos”.

En un momento determinado los obreros quedaron de acuerdo con los directivos de la empresa en que se detendrían tanto acosos como despidos laborales, así como la mejora en las condiciones infrahumanas en que desempeñan sus funciones, una vez surgida la nueva liga laboral.

Pero los acuerdos no fueron respetados por la parte patronal e Irineo Rodríguez Raudales fue uno de los primeros despedidos en esta reciente fase de recrudecimiento laboral, luego de la conformación del nuevo sindicato, no charro, indicó, surgido de las bases laborales inconformes de Yusa.

El representante expresa que YUSA es una industria multimillonaria y de clase mundial, que genera 190 millones de dólares anuales tan sólo en su filial de la capital zacatecana, mientras que los salarios que perciben los maquiladores van de dos mil o dos mil 200 pesos a la quincena más utilidades.

Es curioso que mientras los empresarios compran y venden en dólares, los trabajadores reciban ganancias en pesos mexicanos pero de sus utilidades por esos 190 millones de dólares, no llegan aquí ni a 10 por ciento de la ganancia anual, sino que los trabajadores se tienen que conformar con 3.5 millones de pesos en salarios entre 2 mil personas. El salario en YUSA Autopartes va, por quincena, entre mil 800 a 2 mil 300 pesos por persona.

Las condiciones reales

Irineo indicó que, como parte de las condiciones reales de trabajo, en YUSA se labora bajo una espesa nube de humo y sin ventiladoras; una de las trabajadoras denunció que su máquina extractora de humo no servía. Al día siguiente fue despedida.

Ante ese hecho, mucha gente resulta afectada por la inhalación constante de tolueno, además de plomo. El tolueno genera, tiempo después de inhalarse, células cancerígenas, hecho del cual la empresa no quiere hacerse cargo.

A las personas que resultan afectadas por ese tipo de inhalantes se les despide con el fin de que a la próxima revisión clínica no haya afectados de manera eventual.

“Un trabajador que se hizo estudios de manera reciente, tiene en este momento plomo en la sangre, pero hay alrededor de 60 a 70 personas que tienen problemas relacionados con la presencia de carcinógenos (tolueno) en la sangre”.

Por ello, dos de los doctores que, dentro de esa industria dieron a conocer, mediante pruebas bioquímicas en sangre de algunos de esos obreros la permanencia de esa sustancia, fueron despedidos “por haber revelado la información”.

También piden un comedor digno, pues el que tienen está lleno de cucarachas, moscas, hormigas e incluso gusanos dentro de los frijoles.

Nosotros no pedimos nada que esté fuera de ley, sino que se revisen las condiciones de salud, seguridad e higiene que marca la ley.

Indicó que las manifestaciones de parte de ellos han sido pacíficas en las afueras de las instalaciones mediante libertad de accesos y sin violencia, pero que en una ocasión, hace poco, en las afueras de la industria había tres camionetas con policías federal, estatal, Metropol, tránsito y otros.

“Zacatecas puede estar lleno de inseguridad en otros lados, pero deciden mandar a esas fuerzas policiacas para intimidarnos, además de cuidar la empresa con ese tipo de recursos que son de carácter público: caminos para acceder a ella, nave industrial, agua y otros”.

Asimismo, los horarios no son de ocho horas laborales, como lo estipula la ley, sino de 12, tanto de día como de noche.

El problema se acrecienta cuando la gente de comunidades alejadas emplea, entre una hora y media de traslado desde sus lugares de origen, lo que suma 12 horas en trabajar y otras cuatro más en llegar y volver.

“Es obvio que, luego de esos hechos, llegan a su casa medio muertos, a dormir y levantarse para ir a lo mismo, un sacrificio eterno, permanente”.

Un trabajador entra y gana de 700 a 800 pesos a la semana, no los mil 300 como desde las esferas oficiales se ha dicho. Y solamente aquellos que llevan ya de cuatro a cinco años perciben alrededor de 5 mil pesos.

Zacatecas, indicó Raudales Rodríguez, tiene de manera relativa nuevos empleos, el problema es que esos nuevos empleos están mal pagados; Zacatecas se encamina a ser parte de la nueva China en materia de mano de trabajo.

Sin duda que, bajo esas condiciones de desprotección, habrán de llegar nuevas empresas pero en el entendido de que traerán consigo el sello de ese inhumano desprecio por la masa laboral.

“Por supuesto que queremos que lleguen nuevas industrias a establecerse aquí, pero que sea en condiciones legales para el caso de salarios justos, evaluaciones correctas y la posibilidad de tener un sindicato funcional a los intereses de la clase trabajadora”.

A la gente diariamente se le pagan 11.25 horas diarias de trabajo, no las 12 laboradas, tienen derecho a media hora de comida pero después de seis horas de trabajo, porque uno no puede salir a ingerir alimentos y los obreros tienen prohibido que sus parientes les lleven algo.

Pero ni siquiera esos 30 minutos son efectivos, porque debe considerarse lo que se hace de la línea al comedor, el hecho de formarse, en lo que se come se va el tiempo y no dejan ni siquiera ir al baño. ¿Por 11.25 horas?, se pregunta

La gente trabaja por necesidad, no por gusto, ya que además muchas personas pobres de lugares muy alejadas, se ven obligadas a caminar hasta el punto donde deben abordar el camión de la empresa, que también corre por cuenta de los bolsillos de los contribuyentes.

“Y no son felices, porque no tienen tiempo para criar a sus hijos, no están ahí para ayudarlos, para escucharlos, para trabajar con ellos, que son los aspectos de donde viene toda la descomposición social que ahora se atribuye a problemas de carácter moral desde la cúpula oficial”

Zacatecas tiene muy altos impuestos, las ciudades culturales son caras, tenemos cada vez que hacer pagos más altos y los servicios son pésimos. No hallan de dónde sacar más dinero que no sea de la debilitada porción social de contribuyentes, sometida como nunca antes, a la delincuencia organizada, la precariedad laboral y la falta de legalidad, la corrupción y la impunidad al muy viejo estilo zacatecano.

Un poco de historia

El 25 de enero de 2012, Yusa Autopartes, la empresa japonesa instalada en Guadalupe, filial de Yamashita Rubber Group, comenzó operaciones con una inversión de 96 millones de pesos y la generación de mil empleos directos a corto plazo.

 

 

Fue inaugurada por el presidente del consorcio, Osamu Okai y el entonces gobernador del estado, Miguel Alonso Reyes.

La industria tiene una superficie de 11 mil metros cuadrados, de un terreno de 20 hectáreas, y se dedica a producir plásticos para la suspensión de automóviles, con el fin de distribuirlos en México, Estados Unidos y Sudamérica; los materiales son redirigidos a la marca Honda, su principal proveedor.

En la página promotora, la empresa establece que está “dedicada a la fabricación de autopartes. Utilizamos diferentes tipos de materiales para la creación de nuestros productos, tales como: caucho, metal, aluminio y resina. Así mismo, en poco tiempo nos hemos colocado en una alta posición en el mercado. Siendo una de las empresas con mayor calidad en la elaboración de nuestros productos y, además, empresa líder en la producción de productos anti-vibraciones para automóviles”.

Otras opiniones

Sin embargo, en los comentarios realizados por trabajadores en las páginas de la industria destacan que no tiene estabilidad laboral; nadie, desde los técnicos ni coordinadores se hacen responsables, en pocas palabras es un pozo de la muerte y un circo lleno de arlequines”.

Otro más indica que “sólo buscan enriquecer se con el sudor y sangre de los zacatecas”, mientras que una joven obrera escribió: “No es el lugar donde ubiera qrido estar pero aun asi le doy muchas grasias a dios x dejarme vivir”.

En teoría, los salarios irían, como en el de técnico en mantenimiento con 19 salarios declarados por 5 mil 602 pesos al mes; un auxiliar de mantenimiento ganaría 14 mil 744 al mes, un técnico/a de aire acondiciona 5 mil 662 al mes, que el líder sindical insiste en cuestionar pues reitera que los obreros que llevan ya ahí cinco años perciben cuando mucho una cifra que se aproxima a los 5 mil pesos mensuales.

El pasado 11 de julio de 2017 el diario Sol de Zacatecas reportó que “trabajadores de la empresa japonesa Yusa Autopartes México en su planta ubicada en Guadalupe, Zacatecas, denunciaron más de 40 casos de envenenamiento por tolueno  (sustancia química tóxica) en la sangre”.

“Se trata, de una sustancia tóxica, la cual puede ocasionar la aparición de células cancerígenas, lamentablemente derivado de esto una trabajadora que se encontraba en estado de gestación perdió a su bebé”.

“Además dieron a conocer que dentro de la nave industrial se utiliza sulfuro, un químico explosivo altamente peligroso, lo que pone en riesgo la salud de los trabajadores y el cual esconden al Ejército mexicano cada que se lleva a cabo una verificación”.

“Además, no cuentan con un Contrato Colectivo de Trabajo (CCT) para darles certeza jurídica a cada uno de los trabajadores. Es un Sindicato (oficial) que tiene muchas irregularidades, en donde las personas que lo constituyan deben ser activas dentro de la empresa”.

La postura del alcalde

Hace poco, durante una visita a Yusa Autoparts México, el alcalde Enrique Guadalupe Flores Mendoza, destacó la importancia que tienen las inversiones extranjeras para el municipio, contribuyendo al desarrollo a través de la generación de empleos, principalmente.

Expuso que desde “hace poco más de un lustro diversas empresas instaladas en Guadalupe han propiciado la conformación de un clúster automotriz en la entidad, que podría conectarse con cadenas productivas del ramo en los estados vecinos, lo que incrementaría las oportunidades de empleo para los zacatecanos”.

“Por lo anterior, el presidente municipal refirió que en los próximos meses, en coordinación con el gobierno estatal, pretende ejecutarse el proyecto de la instalación de un Parque Industrial en la Colonia Osiris, con el objetivo de atraer más inversiones extranjeras que representen más empleos para el estado y el municipio”.

Los riesgos del tolueno

De acuerdo con la oficina del Recurso Nacional Canadiense de Salud y Seguridad Ocupacional de Canadá, el efecto principal de inhalar vapor de tolueno está en el sistema nervioso central (SNC).

Los síntomas se relacionan con la concentración de la exposición; las emanaciones han provocado fatiga y mareos; también suelen causar vértigo, entumecimiento, y náuseas leves; en dosis mayores, confusión mental y falta de coordinación. En concentraciones superiores, depresión posterior del sistema nervioso central que resulta en inconsciencia y la muerte. La mayoría de las incidencias graves de la exposición han ocurrido cuando los vapores se acumularon en espacios confinados.

Hay algunas investigaciones epidemiológicas con respecto a la carcinogenicidad del tolueno.

Sin embargo, los estudios se han visto limitados por varios factores incluyendo exposiciones combinadas, pequeñas poblaciones de estudio y falta de datos de exposición.

“Pero no se encontró que el tolueno fuera carcinogénico en estudios en animales”, detalla la oficina del Recurso Nacional Canadiense de Salud y Seguridad Ocupacional de Canadá

“La Agencia Internacional para Investigación del Cáncer (IARC) ha determinado que existe evidencia inadecuada para la carcinogenicidad del tolueno en humano: El tolueno no es clasificable con respecto a su carcinogenicidad en humanos”.

El efecto de las maquiladoras en México

El investigador Andrea Comas Medina señala en su estudio sobre El efecto de las maquiladoras en México que la reestructuración del capital a escala global está significando la desvalorización del trabajo en el mundo. Las grandes empresas trasnacionales han impulsado una dura ofensiva en contra de los trabajadores, con el propósito de revertir la disminución de la tasa de ganancia a través de reducir el costo de la mano de obra mediante las siguientes estrategias:

-Acelerar las innovaciones tecnológicas, con el fin de prescindir del factor trabajo y aumentar por esa vía la productividad.

-Introducir la flexibilidad del trabajo, consistente en la disminución de la fuerza de trabajo en función de las necesidades de producción de las empresas (ajustes de personal) y en una presión de los salarios a la baja, en relación con la productividad de cada trabajador.

-Segmentar los procesos productivos, lo que le ha permitido aprovechar las diferencias salariales entre países, como en el caso de las maquiladoras de exportación.

-Conformar mercados de trabajo a escala internacional, con el fin de aprovechar la gran diversidad que los trabajadores de la tierra representan hombres o mujeres calificados o descalificados; jóvenes viejos e incluso niños; negros, blancos o amarillos; legales o ilegales; turcos, chinos, mexicanos, etc.

-Esta reestructuración del capital, al introducir nuevos métodos productivos e imponer las políticas neoliberales en todo el mundo tiende a desvalorizar el trabajo en términos económicos al disminuir los salarios, desemplear a los trabajadores, precarizar el empleo y cancelar de manera progresiva las políticas de desarrollo social; además de colocar a los trabajadores de México dentro de los peor remunerados y los más pobres del mundo”.

Las maquiladoras según otro investigador, Jorge Tovar Montañez, son: “Centros de trabajo cuya actividad se concentra en el ensamblaje, transformación y/o reparación de componentes destinados a la exportación, como condición necesaria y suficiente para su operación; gozan de un régimen fiscal de excepción lo cual les permite importar insumos sin pagar aranceles y exportar pagando solamente un arancel que fue agregado en México.

“Otro rasgo clave es que operan bajo el concepto globalizador de aprovechar las ventajas competitivas” que es este caso es la mano de obra barata de los mexicanos, mayoritariamente femenina”.

“Uno de los problemas de utilizar el modelo maquilador como motor del desarrollo nacional es la cada vez mayor dependencia de la inversión extranjera, con las concesiones que implica, como por ejemplo el compromiso de mantener bajos los salarios, bajos impuestos cuando no de plano su elusión y otros beneficios.

“La captación de inversión extranjera directa para instalar maquiladoras en la región no contribuye al desarrollo social y al despegue económico y no ha significado, necesariamente que se borre la pobreza que rodea a las zonas donde se instalan los ‘talleres del sudor’ (denominación usada por activistas estudiantiles en EU que luchan contra las injusticias laborales de las maquiladoras (sweat shop)”.