Por Norma Galarza

El día de mañana el Senado de la República votará la aplicación de la Ley de Seguridad Interior(LSI), que hace días fast track aprobó la Cámara de Diputados.  Dicha ley permitirá que el Ejército tome las calles de las ciudades y municipios bajo pretexto de amenazas a la seguridad, que  no solo significa un retroceso, sino también por los artículos que contiene implica un grave atentado contra los derechos humanos. Pese a eso y a que en la experiencia, desde que empezó la guerra contra el narco la solución de sacar a las fuerzas militares a las calles, no solo incrementó exponencialmente el número de cárteles de la droga sino que incrementó las violaciones a los derechos humanos de la ciudadanía, por parte de elementos de esa corporación, se pretende repetir la errónea fórmula.

Cuando a mediados del 2011 Zacatecas era azotado por una ola de secuestros y homicidios en varios municipios dónde el Ejército Mexicano tenía cuarteles, contrario a la promesa del entonces Presidente Felipe Calderón de que las fuerzas armadas en las calles traerían la anhelada paz que se rompió desde 2006, a la población le tocó estar entre dos frentes. Mientras era presa de una pugna encarnizada entre criminales por el territorio  que instauraba la disciplina del miedo, a su vez la población daba cuenta de atropellos cometidos por militares y peor aún, vestigios de una aberrante complicidad con los cárteles que en aquel entonces dominaban nuestro territorio. La situación llegó a escalas alarmantes provocando que cientos de ciudadanos de los municipios más golpeados por esta tara migraran por motivos de inseguridad a otros estados vecinos y los que tenían cómo rumbo a Estados Unidos.

LSI  la legalización de ataques contra los Derechos Humanos.- El caso ocurrido en julio del 2015 y publicado por la revista proceso (Leer aquí), da cuenta de la violación flagrante de los derechos humanos presuntamente realizada por elementos del 97º Batallón del Ejército con sede en Fresnillo. El 7 de junio del 2015, militares comandados por Martín Pérez Reséndiz entraron a los domicilios en el municipio de Calera, de 7 jóvenes presuntamente en busca de drogas y se los llevaron. Al poco tiempo 4 de ellos fueron encontrados con un tiro en la nuca en una vivienda en construcción  en el municipio de Jerez, hasta la fecha no se ha dado con el paradero de los otros 3. Además, pese a que los familiares de las víctimas interpusieron demanda penal contra los presuntos responsables, hasta la fecha no ha habido un solo miembro de ese cuerpo armado en ser procesado.

LSI, un parche amorfo en aras de evadir el ataque urgente a la impunidad.- Hoy en los albores de 2017, la pugna entre cárteles con el pueblo en medio,  se recrudeció pero no se debe, desde mi punto de vista a la baja presencia de militares en las calles. Se debe a que la impunidad y la corrupción siguen dominado en las corporaciones policiacas y en las cúpulas políticas. ¿O acaso es casualidad que a Roberto Moreira se le siga protegiendo desde Los Pinos, pese a serios señalamientos de complicidad con un sanguinario grupo delincuencial? No. El verdadero problema es que las causas reales  del clima de inseguridad que nos tiene hundidos en la zozobra no se quieren atacar. Antes bien, se pretende poner un parche de represión comandado por un presidente que se siente bulleado por el hartazgo de la sociedad.

Mayor número de armas en la calle más muertos. La experiencia de éstos últimos 12 años nos debieron dejar grandes lecciones. Una de ellas es que a mayor número de armas en las calles el resultado siempre será mayor número de muertos. Las iniciativas emanadas desde el Poder Legislativo dizque para acabar con el problema que representa la inseguridad siguen evidenciando una torpeza infinita o bien la necesidad de legitimar el poder de una élite plutocrática de la que los cabecillas del crimen organizado también forman parte. Sin duda, y pese a que no se tiene claro si realmente fue de su autoría, que razón tendría Einstein en aquella frase que muchos le han atribuido; Locura, es hacer siempre las mismas cosas esperando obtener resultados diferentes. Hasta el miércoles.