• Arturo López de Lara, pa-té-ti-co

  • Víctor Armas condescendencia fingida.

  • Candidatos cívicos

    Por Norma Galarza

Desde aquella campaña electoral en la que Benjamín Medrano besó en la boca a una emocionada  adulta mayor en aras de emular un mimetismo inexistente con el pueblo sobre el que deseaba gobernar, sigo traumada. Siempre me he preguntado ¿En qué parte de la Biblia del político generalmente acaudalado, debe fingir lo que no es, hacer cosas que nunca ha hecho, besar a personas que nunca besaría, todo eso solo  para ganar un voto? Y aunque pasan los años, parece que la estrategia no se renueva ¿Les seguirán funcionando los baños de un pueblo al que ya no engañan y el que piensa de ellos las peores cosas? Quién sabe. Sin embargo en este ritual de convencimiento es natural ver a los políticos enajenados por el celo en pos del ambicionado poder. Lo peor de todo esto, es que ellos, (los políticos) tienen la percepción de que ese es el sendero que hay que recorrer  para llegar a los anhelados puestos.

Arturo López de Lara, pa-té-ti-co.- En ese sentido algunos llegan a caer en el terreno de lo ridículo  como Arturo López de Lara. El candidato a la Presidencia Municipal, ha tenido muchas chambas en la primera semana del arranque oficial de campañas en Zacatecas. Primero lo vimos de hormiguita recogiendo basura de las calles y ayer, como nunca en su fresa vida, haciéndole al albañil con cuchara en mano. Esto durante la adhesión a su candidatura del gremio de los constructores afiliados a la Confederación de Trabajadores de México (CTM).  ¿En realidad a alguien convencerá el hasta hace poco Diputado local, quien por cierto no se distinguió por ser muy productivo en el encargo que dejó para brincar a la candidatura por la alcaldía capitalina? ¿Sus histriónicos baños de pueblo convencerán a algún incauto votante? Honestamente lo dudo.

Víctor Armas y su fingida condescendencia.- Otro que de plano cedió a la tentación de mostrarse convenencieramente empático con la gente fue Víctor Armas. A este candidato, una foto lo delató en una pose genuflexible al pueblo que en unos pocos meses olvidará, si es que logra su objetivo de llegar a la Diputación que pelea. Arrodillado ante una niña como Juan Diego ante la Virgen, Armas Zagoya actuó con maestría su papel de condescendiente espontáneo, pese a que lo persigue una fama de cerrado y clasista en los puestos en los que lo han colocado sus amigos. Puro show.

Extra 


Los súper cívicos de Zacatecas.-
Bueno y regresando a los candidatos que van por la alcaldía de Zacatecas en el tianguis fue donde los 4 principales dieron una lección de civilidad, incluso Arturo López de Lara. Al abanderado del Frente a  Ulises Mejía y Julio César Nava, les tocó coincidir en el tianguis cuando, como buenos amos de casa que son, compraban el mandado en la colonia del Ete (ajá). Los candidatos al igual que lo hizo Cuauhtémoc Calderón y Julio César Nava el día anterior, posaron muy sonrientes para la foto en la muestra clara de madurez y civilidad que tanto le ha hecho falta a esta campaña política henchida de descalificaciones y ataques de todos contra todos. Ese gesto simple de los jóvenes contendientes quienes sin importar sus trincheras dieron una muestra de inteligencia;  llena de esperanza ante un proceso electoral manchado por la violencia que involucra a los votantes quienes generalmente toman partido, cuando lo que urge es empezar una campaña en pro de la pacificación de nuestro país. Muy bien por ellos.