Por Leobardo Bautista*

Estamos a casi un año que se instaló la LXII Legislatura del Estado de Zacatecas, por ello corresponde a cada legislador informar a la ciudadanía el trabajo que ha desempeñado a lo largo de este primer periodo 2016-2017, sin embargo, diferentes medios de comunicación y los mismos diputados han manifestado que la productividad es muy baja, a comparación de otros estados.

Las razones principales se deben a los tratos desiguales en las bancadas, donde algunos partidos políticos solo cuentan con un representante, como es el caso de Encuentro Social, sumado a que algunas iniciativas de ley como la Eliminación del Fuero y la Revocación de Mandato, impulsada por el mismo Gobernador Alejandro Tello, siguen congeladas por más de once meses, y la Comisión de Puntos Constitucionales que es la encargada para la discusión y dictamen no ha dado el seguimiento adecuado, lo que merma el trabajo legislativo.

En el caso de los legisladores, lo que demanda la ciudadanía es el abandono del Pleno antes de concluir la sesión, la impuntualidad de nuestros representantes en la máxima tribuna, las faltas consecutivas, y no permanecer en el recinto por atender asuntos personales, sin ser sancionados; esto acompañado con una de las características que ha convertido en un círculo vicioso como el reparto de dádivas, prácticas clientelistas, antes que legislar para el bien de Zacatecas.

No solo se trata de informar, se trata de mejorar y evitar que la ciudadanía siga con la mala percepción de los políticos y en muchos casos los sigan reprobando como nuestros representantes populares. En este primer informe hay muchas áreas de oportunidad, y mucho por seguir trabajando por el bien de los zacatecanos.

*Economista egresado de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM)