Por Norma Galarza Flores

Decía Albert Einstein, que estupidez, es hacer las cosas igual, esperando resultados diferentes. Y es que, por desgracia, y renunciando a mi optimismo de días antes, veo con algo de decepción, que este gobierno “diferente” empieza a cometer los mismos errores que su antecesor en temas tan importantes –y complicados- como el de la Seguridad.

RECICLAJE ESTRÁTEGICO.- ¿Por qué oso hacer tan temeraria afirmación? Por las evidencias. Y es que, el Gobernador, para enfrentar el tema de Inseguridad,  empezó copiando de su antecesor la táctica de asignarle traductor al nuevo Secretario de Seguridad Pública. Sin duda, el reciclaje de la vocería de Marco Antonio Vargas Duarte, obedeció a la mala señal que envió el General Brigadier Froylán Carlos Cruz en su primer roce con la prensa, cuando minimizó la situación de inseguridad que vivimos los zacatecanos. Esa verborrea inapropiada,   no solo lo perjudicó a él, sino también a la recién estrenada administración de Tello Cristerna. No es nueva en Zacatecas, para nada la estrategia de querer taparle la boca a un funcionario cuando habla demás. El alonsiato  inauguró esta práctica cuando  nombró a Mario Caballero en ese mismo cargo (a quien por cierto, llegó a conocérsele con el mote del Voz- Cero de Seguridad), sin resultados visibles, al menos en nuestra realidad (en la del Gobierno sí)

ZACATECAS EN ROJO EN EL SEMÁFORO DELICTIVO NACIONAL.- Hoy,  Zacatecas se encuentra en estado crítico en el tema de Seguridad, ya que, para nadie es un secreto, que nuestra “capital mundial de la plata”, es azotada por una ola de secuestros y homicidios que ya la colorean de rojo en el Semáforo Delictivo Nacional.  Y no sólo eso, ante la opinión pública, la percepción en ese tema es de un vacío estratégico, pese al pronunciamiento del Gobernador del pasado lunes, quien dijo estar “preocupado”, pero no “de brazos cruzados”.  Sin duda los discursos de Alejandro Tello son tan bonitos y “llegadores” que casi me dan ganas de afiliarme al PRI, pero se dan de cara en los hechos. Por Ejemplo la estrategia de dejar en funcionamiento a la METROPOL, un modelo de policía al que la ciudadanía no solo acusa de ineficaces, sino que varios miembros de esta corporación suman una reputación de deslealtad al pueblo de Zacatecas; es una muestra de diferente discurso, misma realidad.

TÁCTICA DE SEGURIDAD SIN DIFERENCIAS.-  Mientras esto ocurre, en lo palpable, es alarmante el aumento de más del 200 por ciento en homicidios dolosos en lo que va de 2016 (en relación con el año 2011). Aún nos duele la muerte impune, hace unos días, de Toñito y también la de tantos zacatecanos que han sido carne de cañón en la disputa entre los cárteles de la droga por el territorio. Pero aún estamos a tiempo.

En Zacatecas al igual que en el resto del país, es necesario que el gobierno se reconcilie con el pueblo. Que la estrategia de seguridad surja financiada pensada desde el gobierno pero que impacte en lo individual, desde las calles, las colonias y los municipios. A Seguridad Pública suelen asignársele los presupuestos más altos, pero en nada impacta a que merme el problema. Sin caer en el cliché de que la solución es de todos, reafirmo esa idea. La solución somos todos pero necesitamos coordinación, necesitamos que se piense una estrategia que funcione, que nos incluya, que no segregue a la población que ha caído en la cuenta de que no tiene para qué lado hacerse.

Aplaudo  el discurso del Gobernador de “no ocultar nada” en el tema de la Inseguridad (que dicho sea de paso, ocultar nunca ha servido de nada), pero también es urgente implementar un programa integral que conlleve a atacar el problema de fondo.  De nada sirve tratar maquillar la percepción de seguridad arguyendo que se es un “gobierno diferente” si no hay una estrategia clara que acabe, con lo que es un secreto a voces, la complicidad de funcionarios de gobierno con los cárteles de la droga.