Los ingeniosos y graciosos memes de “oblígame, prro” llegaron para quedarse, y aunque nos han dado semanas enteras de diversión, el personaje protagonista de estos materiales, David el Gnomo, tiene un final tristísimo y desgarrador para la audiencia.

David el Gnomo es una caricatura española que se distribuyó alrededor del mundo entre 1985 y 1987. Está basada en los libros infantiles holandeses Los gnomos y La llamada de los gnomos. En el audiovisual seguimos las andanzas el gnomo David, su esposa Lisa y su zorro mascota Swift. Los tres nos enseñan a lo largo de 26 episodios a cuidar el medio ambiente, a respetar a los animales y a ser bondadosos con la madre naturaleza.

Este era el pegajoso tema musical del show (que prometía ratos de diversión recreativa y didáctica desde el inicio):

El problema de este programa educativo surge en el episodio final titulado Las montañas del más allá. Desde el inicio nos cuentan que tanto David como su esposa Lisa han cumplido 400 años de edad, es decir, su ciclo como gnomos ha culminado y deben retirarse a las montañas para morir y convertirse en árboles para pasar a ser parte de la naturaleza que siempre defendieron.

El zorro mascota Swift, un entrañable compañero que estuvo al lado del matrimonio de gnomos desde hace años no puede seguirlos más… debe despedirse de sus amos y seguir cumpliendo con sus tareas. Así es la conmovedora despedida y el “viaje” para morir:

A diferencia de otros dibujos animados infantiles de la época, el personaje de Swift no obtiene ninguna esperanza de volver a encontrarse ni con David ni con Lisa, tanto la muerte como la despedida son definitivas.

No sabemos si nos conmueve más la preparación para el viaje, las lágrimas del zorrito Swift o el “cuidate mucho” que David le dedica por última vez.

Al final como dice David, todo tiene un final, incluso los gnomos o las risas tras “oblígame, prro” ¿Sabías sobre esta triste historia?

Publicada originalmente en Vix por Carol Sandoval