• ·         El  30 de mayo  pobladores de Totolapan emprenderán una caminata desde la ciudad de Cuernavaca, Morelos, hacia la Segob, para exponer la  situación y  pedir la intervención de autoridades.  

  • ·         Responsabilizan  al perredista Graco Ramírez Abreu de la integridad física de todos los participantes en esta caminata de protesta, desde su arranque hasta su conclusión.

 

Zacatecas Zac.- Ante medios de comunicación, integrantes del Comité Antorchista de Zacatecas  dieron a conocer que hay cinco heridos de gravedad y cuatro detenidos, después de un operativo policiaco ordenado por Graco Ramírez, Gobernador de Morelos en la comunidad Totolapan;  se trata de Guillermo Vázquez Herrera, Celso Martínez Juárez, Rodrigo Mejía Fuentes y Yutzel Copia Velázquez, además de varios vehículos siniestrados como saldo de la agresión que el pasado viernes, -al amparo de la noche-  sufrieron cerca de mil 500 habitantes de la localidad   a manos de 400 policías del Mando Único, quienes con gas lacrimógeno reprimieron a la población indefensa

Guillermo Guerrero Viramontes, integrante del comité Estatal de Antorcha,  aseveró que luego del primer ataque químico, pasaron a brutales macanazos con lo que  los desalojaron de la plaza principal en donde protestaban por la necedad de la presidenta municipal, María de Jesús Vital Díaz, de imponer la construcción de un mercado en una zona en que los vecinos  aseguran hay vestigios arqueológicos y es del interés  colectivo  conservar la zona.

El antorchista indicó que fue alrededor de las 10:00 de la mañana del pasado viernes, los elementos del Mando Único se apostaron en Totolapan para evitar que los lugareños protestaran por el inicio de la construcción del mercado en un terreno donde el Instituto de Geofísica de la UNAM realizó un estudio –emitido en marzo pasado y solicitado por alcaldesa y pobladores- en el que certifica que hay dos cavidades que pudieron haber sido hechas por la mano del hombre (túneles) o bien por la naturaleza, por lo que recomienda “programar un pozo exploratorio de comprobación en el centro del área donde se realizó el estudio TRE-3-D con el objeto de definir la anomalía resistiva detectada”.

            Ante eso, los pobladores solicitaron que la alcaldesa diera cumplimiento a la recomendación emitida, es decir, que abriera el terreno para ver si hay túneles o no, en el entendido que, de encontrarlos, se construirá un museo y de no haberlos, se comprometieron a aceptar la construcción del mercado.

Se denunció que  por sus intereses económicos y por soberbia y sordera políticas, Vital Díaz no sólo no hizo el pozo exploratorio que recomiendan los peritos de la UNAM, y que hubiera aclarado definitivamente el diferendo, sino que con el apoyo de Graco Ramírez pretendió iniciar las obras mediante un despliegue aparatoso de máquinas y cientos de policías, en una abierta provocación a la voluntad del 95 por ciento de la población, que rechaza esa destrucción de sus vestigios históricos.

            “Este día los zacatecanos nos solidarizamos con los hermanos morelenses y además se llevan a cabo conferencias de prensa en todo el país para dar a conocer la actitud guerrera de Graco Ramírez y negamos  rotundamente las acusaciones del gobernador perredista a través del secretario de Gobierno, -Matías Quiroz- así como de la alcaldesa Vital Díaz, también perredista, acerca de que el viernes por la noche militantes de nuestra organización provenientes de Chimalhuacán, Ixtapaluca y Texcoco estaban presentes en Totolapan.

El dirigente aclaró: “es mentira que los responsables de los hechos violentos sean la dirigente estatal  Soledad Solís Córdova quien no estuvo presente en el lugar, o  Indalecio Mejía, quien, junto con el párroco de la iglesia del lugar, trató de hacer entrar en razón a la alcaldesa para que retirara al Mando Único del lugar y no se llegara a ningún hecho violento, como ocurrió por su soberbia y terquedad”.

Guillermo Guerrero  enfatizó que el gobernador Graco Ramírez, la alcaldesa María de Jesús Vital Díaz y el Mando Único morelense, son los únicos responsables de la violencia en Totolapan, dado que fueron ellos quienes iniciaron la represión al lanzar gas lacrimógeno y macanear a los cerca de mil 500 lugareños que ahí se encontraban.

            También dijo que en varias ocasiones, el Movimiento Antorchista Nacional ha solicitado la intervención de la autoridad federal para frenar el abuso de poder de Graco Ramírez, quien lejos de dar solución a peticiones de obras y servicios realizadas por morelenses humildes, pretende acabar con el antorchismo morelense aplicando una política liquidacionista, como se rumora en corrillos periodísticos e instancias de gobierno.