Por Pedro Jasso Carillo

Hoy es un buen día para reflexionar sobre nuestra Constitución Política, ya que el 5 de febrero de cada año, se celebra la promulgación que se llevó a cabo en la ciudad de Querétaro, por el primer Jefe Constitucionalista Venustiano Carranza y el Congreso Constituyente.

La Carta Magna en donde se sobre-guarda la integridad, la libertad e igualdad social. Es preciso mencionar que la estructura y la organización del Estado dependen de la Constitución Política, ésta se divide en una parte orgánica, otra dogmática y de súper-estructura.

Es triste ver ciudadanos que no saben lo que se celebra el 5 de febrero, o ver a estudiantes que no saben sobre el día de la promulgación de la Constitución Política, a pesar de que en ella se consagran los derechos fundamentales de todo ciudadano.

Pero todavía es más triste consultar a algunas personas (como es el caso de los legisladores locales y nacionales) sobre el contenido de la Constitución y ver que muchos no saben o no les interesa, siendo ellos los encargados de modificar o proponer alguna adición a la Constitución.

En mi paso por la Investigación Jurídica me di cuenta de algunos temas sobre la cultura Jurídica que se tiene en el Municipio de Guadalupe. Es realmente preocupante el ver cómo los ciudadanos se aíslan en éstos temas de gran importancia para la evolución del derecho y por ende, la evolución de los derechos de todo ser humano.

Ahora bien la Constitución es el texto que a pesar de los años sigue vigente, aún y con todas sus transformaciones y reformas es el eje principal de nuestra Nación, de ella se desprende la existencia de los tres Poderes de la Unión; el Poder Ejecutivo, el Poder Legislativo y el Poder Judicial.

La sociedad va evolucionando constantemente, por ello es digno de reconocer el trabajo de algunos legisladores que son conscientes de las necesidades que van surgiendo con el paso del tiempo, generando la necesidad de modificaciones en nuestra carta Magna, tales como el derecho al acceso a la información y la protección de datos personales.

Por ello los invito a que reflexionemos sobre este tema para seguir avanzando como Estado de Derecho, así como inculcar arduamente la Cultura Jurídica a todos los que nos rodean, con la finalidad de construir la legalidad que tanto necesitamos los mexicanos.