Sigfredo Benavides. Servicios Especiales

Investigadores y académicos de la Universidad Autónoma de Zacatecas (UAZ), reunidos en días pasados en el auditorio de la Unidad Académica de Economía realizaron el Foro de Análisis sobre el primer informe de gobierno de Alejandro Tello Cristerna.

Los maestros y doctores algunos con varios libros publicados por la Máxima Casa de Estudios en la entidad, integraron un bloque conformado por Rodolfo García Zamora, Rebeca Contreras Rodríguez, Luis Alcalá Gurrola, Aldo Pérez, Ramón Lozano Lugo, Fernando Robledo, Juan Manuel Padilla y Francisco Javier Contreras Díaz, quienes revisaron, cada uno en su respectiva área, los detalles generales y pormenorizados del primer año de administración tellista.

Con temas como equidad de género, agua y recursos naturales, seguridad y economía política, los universitarios destacaron algunas de las deficiencias, que en su concepto, debe cuidar el gobernador.

Migración

Al tratar el tema migratorio, el doctor Fernando Robledo destacó que Zacatecas tiene alrededor de 130 años de tradición migratoria con un promedio de 700 mil zacatecanos residentes en Estados Unidos con una tasa de tres por ciento de crecimiento anual en aquella nación.

“Pero, tal y como se han dado las condiciones sociales en nuestro estado, pudo ser posible que más de la mitad de la actual población en el estado residiera en ese país, alrededor de 750 mil, porque tenemos el primer lugar en el índice de intensidad migratoria, con 2.35 a nivel nacional”.

Al tratar el tema de las remeses, el académico dijo que, de manera comparativa, en 2014 llegaron al estado 700 millones de dólares, mientras que en 2015 fueron 767 y en 2016, 869 millones, lo que significa que tenemos el índice de percepción de remesas más alto por hogares.

“Pues sin ese recurso en nuestras familias, el estado sería otro porque esos ingresos se invierten en carreteras y obra pública pero sin ese casi 50 por ciento de presupuesto que recibíamos anualmente, ya estaríamos en condiciones terribles respecto de la pobreza que presenta la entidad”.

No debemos olvidar, pidió, que el primer constructor en el estado lo representan los recursos procedentes del 3X1, lo que no deja ser extremadamente preocupante.

Destacó que al momento se tienen presupuestados al menos 20 millones de pesos para atender a repatriados y deportados, con cinco millones de pesos más para la vuelta de los dreamers, de manera que de los alrededor de 760 mil jóvenes mexicanos residentes en Estados Unidos, cuando menos hay 30 mil originarios de Zacatecas en este momento.

Sobre el problema de la deportación, refirió que Zacatecas recibió al menos 10 mil deportados anuales en los años 2010, 2011, 2012 cifra que disminuyó a partir de 2013, cuando alcanzó los 8 mil, en 2014, 4 mil y menos de 2 mil este año, “por lo que no están regresando todos los que se esperaba regresaran”.

Indicó que entre las deficiencias notorias, destaca el caso del Fondo de Apoyo a Migrantes, propuesto y defendido inicialmente por Zacatecas, que contaba de manera inicial con 300 millones de pesos anuales, de donde se asignó 8.1 por ciento en 2013 al estado, pero que disminuyó en 2014, de manera tal que el fondo general recibió sólo 200 millones en 2015, aun cuando el año pasado dicho fondo federal volvió a recibir otros 300 millones pero, aun cuando Zacatecas fuera uno de los proponentes iniciales, se le han disminuido los apoyos en ese rubro hasta 1.9 por ciento.

En ese sentido, a Zacatecas le ha hecho falta la gestión adecuada para recuperar las cantidades inicialmente aportadas a esa bolsa de recursos.

“Porque no hay quien defienda ese presupuesto a nivel federal, o dejarlo cuando menos en los números en los que se encontraba de manera original”.

Asimismo, la actual Secretaría de Migración funciona con alrededor de 8 millones de pesos, pero trabaja con falta de fondos focalizados en programas específicos, “porque las actuales políticas públicas no tienen correspondencia con programas y presupuestos específicos, ejemplo del cual es el 3X1, que no cuenta hasta el momento con la participación adicional, para alcanzar los 300 millones federales respecto de los otros participantes: estado y municipios, ante el actual panorama de desastre económico y creciente deuda en la entidad”.

Género

En su momento, Lucía Alcalá documentó que en materia de equidad de género, el primer informe de Alejandro Tello menciona 235 veces la palabra mujeres y 81 la de género, lo que “no habla de que haya una integración de la equidad de género dentro de las políticas públicas”.

La doctora Alcalá refirió que las actuales políticas públicas en materia de género, “no tienen impacto para hablar de una perspectiva respecto de las políticas públicas en la materia”.

Destacó que más que trabajar en la celebración de festividades y días conmemorativos se debe ir al fondo en la aplicación de políticas públicas en esa materia y que no bastan los foros y cursos que apenas atienden a menos de 0.65 por ciento de la población local.

“Hubo por ejemplo 46 personas en talleres de perspectiva de género, 39 en justicia con perspectiva de género, y algunas más en alumbrado naranja (antiviolencia femenina) en las oficinas de gobierno; es decir, nada significativo.

Es cierto que hay apoyos a mujeres empresarias, promoción de su participación política y otros pero son escasamente reducidos en su aplicación general ya que que no logran, como se dice, empoderar a las mujeres, porque simple y llanamente “no se encuentran o no forman parte de tales decisiones”.

Al momento, las zacatecanas no han podido trastocar las estructuras de poder patriarcal, que mientras prevalezcan va a ser muy difícil que puedan instrumentarse de manera transversal en su beneficio.

“Zacatecas solamente ha podido implantar políticas de carácter asistencialista, que no han podido avanzar en contra del sistema patriarcal y de las relaciones de poder, por lo que no se puede construir ningún proyecto de desarrollo humano si no ocurre lo anterior”.

Zacatecas tiene una débil estructura productiva y un sector empresarial pobremente desarrollado para avanzar a la integración de las políticas de género.

Ante ello, la doctora Lucía Alcalá recomendó el desarrollo de políticas modernas con prioridad en objetivos, metas, grupos y marcos legales y políticos, con los consecuentes presupuestos y métodos de evaluación y segumiento.

Se debe también abrir la participación de muchos otros grupos para el caso de los ONG’s, entre académicos y universitarios, además de tener ejes articuladores entre hacedores de políticas y ellas mismas, que no tenemos al momento en Zacatecas.

Requerimos una caja de herramientas, para el caso de organizar programas para el desarrollo local con enfoque de género, educación y capacitación con esa perspectiva, promoción de estrategia de fortalecimiento y desarrollo de microfinanzas comunitarias, de la que se carece al momento, incluidos los talleres de salud mental, seguridad alimentaria y matrices para la integración del desarrollo municipal.

La crisis del agua

Para concluir, la doctora Rebeca Contreras Rodríguez citó que, como todo mundo lo sabe, municipios como Calera tienen un déficit de al menos 70 millones de metros cúbicos mensuales, como ejemplo radiográfico de ese problema en la entidad.

Pero, además, no podemos olvidar que los directivos de JIAPAZ dijeron de manera reciente que, luego de los próximos 10 años, se prevé un problema real de escasez de agua para la capital y alrededores, hecho del cual, el pasado mes de junio tuvimos ya un severo adelanto. “El propio titular, Víctor Rentería señaló que tenemos menos agua para poderla repartir”.

JIAPAZ explica que la escasez se debe a la sobreexplotación del recurso y la deficiente infraestructura de abasto, donde, por medio de fugas, se desperdicia de 40 a 60 por ciento del recurso.

La red de abasto en el centro tiene, por ejemplo, 80 año de uso, lapso en el cual no se ha renovado, porque las tuberías están llenas de sarro incluso los tubos de PVC, cambiados hace 20 años.

En el hecho inciden también otras deficiencias, tales como el ineficaz conteo del agua en tiempo real, y los ineficientes equipos de bombeo y distribución de redes, que conforman la pérdida del recurso.

El informe no trata las concesiones para explotar el recurso por parte del Grupo Modelo de Calera, que usa alrededor de 6 millones de metros cúbicos anuales, para generar 2 mil 400 litros de cerveza en el mismo periodo.

Eso significa que por cada tres litros de agua, sólo se produce uno de cerveza, lo mismo que ocurre con Goldcorp que tiene una concesión de 40 millones de metros cúbicos anuales y produce a cambio algunos gramos de oro.

Se extrae un kilo de oro que requiere, por ejemplo, 380 mil metros cúbicos de agua y 114 millones de metros cúbicos anuales para producir algunos más.