“Todas las cosas y las personas aparecen disfrazadas”.  Milan Kundera en La insoportable levedad del ser.

  • El pequeño Lolo

  • Miguel Rosales, la experiencia en la gestión de recursos

Por Norma Galarza

Diputados Avaros I.- Los 30 diputados que aprobaron por unanimidad asignar los 18 millones de Herramientas Legislativas, que restan de los presupuestado para el 2018 a “servicios personales y servicios generales”, rápido demostraron que el dinero fácil fue su principal motivación para llegar al Congreso local.  Si bien es cierto que Morena no es mayoría en la LXIII Legislatura, lo que tiene molesta a la gente, ante el avaro proceder de estos “servidores públicos” es, que fueron los primeros impulsores en repartir el botín. Recordemos que a mediados del año y aprovechando que varios congresistas andaban en campaña para reelegirse, por iniciativa de Luis Medina Lizalde -también de Morena- aliado con las y los diputados suplentes, aprobaron la reasignación de ese dinero del erario.

Diputados Avaros II.-El rubro que se beneficiaría era el de la Seguridad y el administrador de los cerca de 72 millones que se dilapidan bajo el concepto de “apoyos sociales”  correría a cargo del Gobierno del Estado.  Pero no, con la llegada  de la  LXIII Legislatura donde muchos fieros defensores de esa prebenda como Mónica Borrego y Omar Carrera, obtuvieron la reelección, no podían dejar escapar esos millones que hay el riesgo de que manejen con opacidad. Con esta acción, las y los diputados demostraron una mezquindad y  voracidad inusitadas por apropiarse de los recursos públicos. Mejor se hubieran visto, si el recurso del que todavía dispondrán hasta diciembre –porque en 2019, por decreto constitucional ya no podrán- lo hubiesen catalogado para becas estudiantiles o cualquier otro rubro social. Sin embargo no cantemos victoria, ya que, para el año que entra las y los muy vivillos diputados ya encontraron la forma de hacerse de ese recurso al cambiarle el nombre. La trampa consiste en que el ingreso que antes estaba catalogado en el capítulo 4000 para ayudas sociales, ahora estarán en los capítulos 1000 y 3000 destinados a rubros frívolos como “gastos de representación, viáticos, eventos sociales y asesorías”. Sin duda los integrantes de la 63 Legislatura llegaron con hambre. En fin, nadie puede ocultar por mucho tiempo su verdadera miseria.

El pequeño Lolo I.- Hay gente que nace chiquita y no hablo de tamaños físicos sino de medidas espirituales. Y es que, pese a todo lo que significó la lucha cuesta arriba para “Lolo” Hernández -quien en el mundillo de la política, la diputación local es el más alto escaño que ha alcanzado- muy pronto demostró la fibra de la que está hecho. El ex futobolista y también empresario constructor, no bien acababa de desempacar las maletas para acomodarse como ocupante de una curul en el Congreso, empezó a demostrar que lo único que lo movía para llegar al puesto era la vulgar ambición, pese a su discurso que parecía estar del lado de la gente.

El pequeño Lolo II.- Primero empezó con querer aplicar la ley de sus guadalupenses calzones al intentar torcer la ley para que el apellido Hernández Escareño ocupara dos escaños en la LXIII Legislatura. Ahora el petista en su ladrillito de poder efímero, se siente tan mareado que ya empieza a maltratar a diestra y siniestra a toda persona que osa querer entablar conversación con él máxime si algún ciudadano intenta hacerle alguna petición. ¿Con tan poco se mareó el empresario y se olvidó de que se decía “cansado de los gobiernos burgueses, de cómo son los políticos y de que hacen con la gente lo que quieren”? -frase que dijo en 2016 cuando quería ser alcalde de Guadalupe-. Lástima, no creo que después de la diputación tenga la suficiente credibilidad para construir una carrera política.

Miguel Rosales, la experiencia en la gestión de recursos I.- Mientras otros se dicen preocupados por la situación financiera de sus municipios, pero solo se quejan, Miguel Torres, mi paisano y alcalde de Villanueva, no se cruzó de brazos y se reunió con dos importantes cuadros de Morena, ¿para qué? con toda seguridad para gestionar recursos para el municipio. Dice el adagio que cosechas lo que siembras y Torres Rosales se encargó de sembrar buena relación con los cercanos a Andrés Manuel, quizá porque atinaba desde antes, que el Pejesería el Presidente de la República. Sin duda esa buena relación rendirá frutos en beneficio de los villanovenses.

Miguel Rosales, la experiencia en la gestión de recursos II.-La reunión que mantuvo el Presidente municipal con Alfonso Ramírez y Tatiana Clouthier, manda un mensaje claro a algunos alcaldes como el de Guadalupe  que pese a ser de Morena inició su gestión  convocando a shows mediáticos en lugar de empezar a gestionar los recursos para salir del atolladero, que dice,  le dejó Enrique Flores Mendoza. La actitud del villanovense es una cachetada con guante blanco a personajes como Julio César Chávez y exhibe además,  la importancia de tener callo en la administración pública. Y es que,  ejemplos como el de Julio demuestran que la novatez y la improvisación son sellos de que su talento no les da para más, que montar campañas de recolección de basura, al final, la experiencia, es la experiencia.¿No cree?

De salida: 

La Disyuntiva de Julio César Nava.-  Vaya dilema al que se enfrentará el día de hoy el contralor de Guadalupe Julio César Nava. Trascendió que varios trabajadores cesados por Julio César Chávez que pertenecen al PRI irán hasta las oficinas de la Contraloría a pedirle que interceda por ellos ante su sagrado compadre para que los deje seguir laborando en el Ayuntamiento.Sin duda, decidir entre la gente de su partido y la lealtad a su tocayo lo pondrá entre la espada y la pared ¿o no?

En fin, así ruedan las ruletas. Disfrute su fin de semana, si Diosa o Dios, Bob Espoja, Superman Buda o Shivá -o cualquiera que sea el mandamás en las alturas-lo permiten, espero el favor de su atención el lunes.