#Sociedades Financieras

Ninguna de las entidades cumplen con el nivel idóneo que se les pide a las sofipos para poder afrontar riesgos inesperados; inversionistas se niegan a inyectar recursos.+

A pesar de que se les han presentado propuestas a los accionistas de las sociedades financieras populares (sofipos) con problemas de capitalización para realizar aportaciones de capital y cumplir con los estándares requeridos, éstos se han mostrado renuentes, lo que genera que las entidades con dificultades no cumplan con los mínimos requeridos.

De acuerdo con la última actualización del nivel de capitalización de las sofipos, a julio pasado, cuatro sofipos, de las 44 del sector, continúan con sus problemas de nivel de capitalización: Operadora Reforma, Caja de la Sierra Gorda, La Perseverancia del Valle de Tehuacán y Proyecto Coincidir, esta última con serios problemas de liquidez que la han hecho incumplir sus compromisos con sus ahorradores.

Ninguna de estas entidades cumple con el nivel de capitalización idóneo, superior a 131%, que se les pide a las sofipos, para poder afrontar riesgos inesperados.

Según su nivel de capitalización se les ubica en cuatro categorías con el fin de atender su situación de acuerdo al porcentaje de capital que manejen.

La categoría 1, la única donde no se aplican medidas mínimas, es para aquellas sofipos que presenten un nivel superior a 131%, mientras que la 2 es para aquellas que estén entre 100 y 131%, la 3 es para las que presenten niveles entre 56 y 100% y la 4 es para las que tengan un nivel por debajo de 56 por ciento.

Operadora Reforma, que dirige Roberto Arvizu García y opera en Guanajuato, como Caja de la Sierra Gorda, dirigida por Irma Franco Villarreal, con operaciones tanto en el centro y norte del país, se clasificaron en la categoría número 3.

A julio pasado, Operadora Reforma reportó un nivel de capitalización de 78.06%, mientras que el de Caja de la Sierra Gorda fue de 85.01 por ciento. Según los lineamientos de la autoridad, las sofipos que estén en dicha categoría tendrán que realizar acciones en específico como la presentación de un plan de restauración de capital.

Asimismo, tienen que suspender el pago de compensaciones y bonos extraordinarios adicionales al salario del director general o funcionarios de la sofipos, además de que tendrán que solicitar la autorización de la CNBV para llevar a cabo la apertura de nuevas sucursales.

Desde el segundo semestre del 2016, cuando se encontraba en la categoría 1, Operadora Reforma comenzó a disminuir su nivel de capitalización, mientras que en Caja de la Sierra Gorda su deterioro comenzó a partir del segundo semestre del 2017.

Por su parte, La Perseverancia del Valle Tehuacán, representada por María del Rocío Pares, y con operaciones en Oaxaca y Puebla, a julio no arrojó ningún resultado, debido a que está en un proceso de validación de su información. Su último indicador presentado fue en abril, cuando se ubicó en la categoría 3 al arrojar un nivel de 67 por ciento.

De acuerdo con fuentes cercanas a su operación, a los accionistas de entidad se les pidió un aumento de capital de 30 millones de pesos; éstos se negaron debido a los números negativos que ha presentado la sociedad en su rentabilidad, por lo que se busca una salida para esta sofipo.

Aunque no se especifica el porcentaje exacto del nivel de capitalización de Proyecto Coincidir, que atraviesa un serio problema de liquidez, a julio se le ubicó en la categoría 4, debido a que en su penúltima revisión, a junio, arrojó un nivel de 43 por ciento.

Las sofipos que estén en dicha categoría en específico tienen que remover a su director general así como a la cabeza de su consejo de adminis

Con información del Economista