•Feliz día de las madres

•Hay quienes no las traen todas consigo

•A sacar al buey de la barranca

Por: Lic. Dante Godoy

Todos venimos de una madre invariablemente y hoy en su día le mando un gran abrazo a mi jefecita que sin su puntería de campeonato mundial de ‘chanclazos’ jamás hubiera logrado ser un Profesional de la Comunicación. Y vaya que interesa bastante conocer los datos duros de cuántas madrecitas bellas hay en el estado; ahí les va: en Zacatecas hay censadas por el INEGI 678 mil mamás, ya no sé diga si son solteras. Esto nos quiere decir que ellas son motor de la economía también y que en la inmensa mayoría son el sostén del hogar. Por esas y muchísimas proezas más yo las felicito.

No falta la coyuntura para que el titipuchal de candidatos vayan sobres por el voto de esos seres tan especiales como son las madres… ¿Pero saben qué, mamás hermosas? Cuando vayan y les regalen algo, cualesquiera candidatos, no le den las gracias, porque han de saber que están regalándoles con su dinero, sí, sí dinero de los impuestos que se aplican en las campañas, así que no hay ninguna obligación de dar gracias pues los políticos saldrán hoy a saludar con sombrero ajeno. ¡Aguas!

Por si fuera poco, hay candidatos que nada más no las traen consigo: unos porqué les dicen sus padrinos o hermanos cómodos -y muuuy cómodos- hasta qué deben decir ¿Verdaaad? Y ya saben a quién me refiero. Otros porque los andan arrastrando porque ‘nomás’ no la hacen, tipo Mónica Borrego; Mary Chávez; Víctor Armas o Cuauhtémoc Calderón; Saúl Monreal y Benjamín Medrano. Insisto, ni con chochos, proteína o ginseng levantan.

¡Hay que sacar al buey de la barranca! Pero ni con tirón salen, y es que ya a mediados de mayo muchos arrancaron en segunda y de subida, mientras en lo alto de la loma los miran gentes como: Arturo Lopez de Lara; Enrique Flores; Osvaldo Ávila; Lolo Hernández; Miguel Ángel González (La Raqueta); Rafa Flores y Carlos Peña. Y no por lisonjear, sino porque así lo dictan las encuestas.

Reitero que ya se les echó el tiempo encima comiendo uvas en sus lechos de marfil y con eunucos echándoles aire, pensando que la traen resuelta, pero en política ni en deporte nada está escrito. Ejemplo de cómo David venció a Goliath. Ahí les dejo la tarea mi gente, no se enojen y apasionen a lo menso, es bueno debatir y hasta ahí; los cargos duran poco, lo que perdura es seguirnos viendo las jetas a diario y aguantarnos los ánimos, por eso llevársela tranquila. Sindéresis.