Por Norma Galarza

 

Para nadie es un secreto, que los triunfos “contundentes” del partido tricolor en las elecciones pasadas estuvieron respaldadas por un “mapacheo” vergonzoso por parte de varios funcionarios del gobierno Alonsista. Con descaro se movieron camiones de despensas y dádivas incluso en dinero por todo el territorio estatal. Esa práctica tan socorrida y aclaro, no exclusiva del Revolucionario Institucional, ha funcionado en varios procesos electorales. Pero el horizonte para el candidato priista que resulte ungido para contender por la gubernatura no se ve favorable porque el tricolor enfrenta varios factores que le pueden jugar en contra en las elecciones de Zacatecas del 2016.
El PRI en Zacatecas tiene enfrente un reto importante: seguir en el poder luego de un sexenio alonsista marcado por escándalos de corrupción, impunidad, y una cabeza del ejecutivo con una tendencia a la sordera, que ha endeudado a Zacatecas como nunca antes en su historia, estos vicios mal atendidos, le pueden costar al tricolor varios escaños de representatividad popular en el estado. ¿No cree?
¿Amigos del Presidente?
Otro síntoma que nuestro viejo dinosaurio no goza de cabal salud en el Estado, es que pese a las reiteradas ocasiones que se ha pretendido simular una sana relación entre Enrique Peña Nieto y Miguel Alonso, y que se intenta hacer creer que entre el estado y la federación la relación es “cercana y afectiva” tal parece que para EPN, Zacatecas, está como en el alfabeto la inicial de su nombre, hasta el último lugar.
Esto por aquello de que “amistad que no se refleja en el presupuesto, no es amistad” y es que, ante una economía mexicana que no despega como se tenía contemplado, la “rasurada” que se aprobó al presupuesto zacatecano viene a complicar, un proceso electoral que ya se veía difícil, porque el priismo, incluso a nivel nacional ha sufrido el descalabro de la decepción que ha causado la gestión desastrosa de Peña Nieto.
Así el tricolor, cuya “papa caliente” de la candidatura a Gobernador, se rola entre Alejandro Tello, -quien de acuerdo a encuestas, llegaría a la contienda desinflado frente a un David Monreal, que sigue creciendo- y un Fito Bonilla, que representa al igual que el monrealismo un sistema caciquil enclavado en el municipio de Fresnillo, por lo que el priismo no enfrentaría el 2016, con sus mejores armas. O a menos que tengan reservada alguna sorpresa para el público expectante…
También es importante considerar que el PRD, como el ave fénix puede resurgir de sus cenizas si se elige sabiamente al candidato que los represente -ya que irá fortalecido si se da la alianza con el PAN- y puede sorprender, porque después de todo sigue siendo la segunda fuerza política de la entidad. Ya veremos.
Sin duda aún faltan muchas piezas de este rompecabezas por armar y todavía faltan muchos meses para que inicien precampañas, aún pueden pasar muchas cosas. Recordemos que después de todo, el dinosaurio que se viste con nuestra bandera, es astuto, tiene experiencia y jugar… Excelente inicio de semana para ti, queridos lector, lectora.